Fráncfort, Alemania.

La aerolínea irlandesa de bajo coste Ryanair amenazó con tomar represalias contra los trabajadores desplegados en sus bases de Alemania que participen en huelgas como la convocada hoy de forma conjunta por pilotos y auxiliares de vuelo y que ha obligado a la compañía a cancelar 150 vuelos.

De nuevo, la empresa recalcó que está dispuesta a reducir tanto puestos de trabajo como número de vuelos en Alemania.

“Huelgas de varios días pueden dañar el negocio en Alemania en los próximos meses. Eso podría llevar a la compañía a suprimir vuelos de bases aéreas más pequeñas y menos rentables“, señaló hoy en declaraciones a Dpa el jefe de organización de Ryanair, Peter Bellew.

De acuerdo con el directivo, la compañía descarta cerrar alguna de sus bases y su objetivo es seguir creciendo en grandes ciudades como Berlín o Fráncfort, donde la gigante alemana Lufthansa sigue dominando el mercado.

Bellew confía en poder llegar pronto a un acuerdo con los sindicatos alemanes VC y Verdi que hoy convocaron a todos los empleados de Ryanair desplegados en Alemania a una huelga de 24 horas para exigir mejores condiciones laborales.

“Nuestra puerta está abierta. En los últimos días se han hecho incontables ofertas sobre muchos temas que los sindicatos no han considerado porque ya estaban preparando la huelga”, subrayó.

Menos conciliador se mostró desde Londres el máximo responsable de Ryanair, Michael , quien tachó de “disparatada” la exigencia de los sindicatos alemanes de subir el sueldo de los empleados y los conminó a sentarse de nuevo en la mesa de negociaciones.

Preguntado por las amenazas proferidas a los trabajadores huelguistas, O’Leary señaló que por un día de parón no se llevarán a cabo recortes. “En caso de que haya más días de huelga, esto puede tener consecuencias”, advirtió, sin embargo, a continuación.

Por su parte, los sindicatos alemanes que hoy han llamado a su primera huelga conjunta a pilotos y auxiliares de vuelo de la aerolínea irlandesa en Alemania confían en que el parón laboral de 24 horas obligue a la compañía a cancelar más vuelos de los 150 inicialmente previstos.

Desde la central sindical de pilotos Vereinigung Cockpit (VC) se mostraron hoy confiados en que al final de la jornada la compañía aérea se vea obligada a dejar en tierra entre un 60 y un 70 por ciento de un total de 400 vuelos que debían despegar este miércoles.

“La huelga ha empezado y las doce bases de Ryanair en Alemania se han visto afectadas, especialmente en los grandes aeropuertos: en Fráncfort y en los aeropuertos de Berlín de Tegel y Schönefeld”, declaró el vicepresidente de VC, Markus Wahl.

“Pensamos que podemos tener éxito (con la huelga) y que Ryanair regrese a la mesa de negociación. Uno puede ver (con esta acción) lo precaria que es la situación en Ryanair”, agregó.

Por el momento, Ryanair ha ofrecido a su personal aumentar su sueldo en 41 euros en los próximos tres años, una subida que los asalariados consideran insuficiente.

En la actualidad, los azafatos y azafatas de Ryanair cobran entre 800 y 1.200 euros brutos mensuales. Mediante compensación de horas de vuelo y suplementos, sus salarios pueden alcanzar los 1.800 euros.

En el caso de los sobrecargos, el sueldo asciende a los 2.700 euros. De media, los empleados de Ryanair cobran unos 1.000 euros menos que los trabajadores de otras compañías de bajo coste de la competencia como Easyjet.

Tanto Verdi como VC criticaron la postura de Ryanair, que en las últimas horas amenazó con despidos a sus trabajadores de Alemania en el caso de que las huelgas continúen. “Es un escándalo que se amenace a los trabajadores por defender sus derechos”, criticó Wahl.

De cara a este jueves, se espera que Ryanair vuelva a operar con normalidad. Los trabajadores han anunciado que tras el parón de 24 horas regresarán a sus puestos de trabajo.