Caracas, Venezuela.

El establecimiento de relaciones diplomáticas entre la República Dominicana y China hace unos días, “es un hecho de justicia histórica y geopolítica”, afirmó a Xinhua el analista internacional Chevige González Marcó.

El experto venezolano expresó que “Taiwan forma parte de China y no hay ninguna duda histórica ni geográfica en torno a ello”, en relación a la decisión de la República Dominicana de reconocer una sola China.

González consideró plausible el establecimiento de relaciones entre ambos países, ya que le parece que “lo ajustado al derecho internacional es el reconocimiento de una sola China y de Beijing como sede de sus representaciones diplomáticas”.

El pasado martes, China y la República Dominicana firmaron en Beijing un comunicado conjunto sobre el establecimiento de relaciones diplomáticas.

El comunicado fue firmado por el consejero de Estado y ministro de Relaciones Exteriores chino, Wang Yi, y por el ministro dominicano de Relaciones Exteriores, Miguel Vargas.

Según el texto, China y la República Dominicana, en conformidad con los intereses y deseos de los dos pueblos, han decidido reconocerse recíprocamente y establecer relaciones diplomáticas a nivel de embajador.

Al respecto, el analista venezolano afirmó que “la de la República Dominicana es una decisión en medio de feroces presiones desde Washington y de su política de enfrentamiento abierto con el derecho internacional”.

A su criterio, es notable el acuerdo alcanzado porque se trata de una muestra más de apego jurídico a un orden mundial más justo.

Para el autor de artículos sobre política mundial, las relaciones de América Latina con China han tenido una diferencia considerable con respecto al relacionamiento de Estados Unidos con la región.

“Con China no ha existido un condicionamiento político para su sostenimiento y han incluido elementos de transferencia tecnológica y financiamiento para verdaderas iniciativas de desarrollo, no se han tratado de limosnas, sobornos ni chantajes, rasgos que caracterizan la política exterior de la Casa Blanca” destacó González.

El también ex presidente de Radio Nacional de Venezuela dijo que la nueva etapa de relaciones entre China y la República Dominicana servirá para el emprendimiento de proyectos de desarrollo que beneficien a la mayoría de los habitantes dominicanos.

“Y más allá de eso, no es sólo un hecho comercial o de interés económico, es un asunto de geopolítica mundial, de respeto al derecho internacional”, expresó.

La República Dominicana es el segundo mayor socio comercial de China en la región y China es el segundo mayor proveedor de las importaciones realizadas por la nación caribeña.

-La sombra-

González agregó que su opinión sobre el establecimiento de las relaciones de China con la República Dominicana incluye a Estados Unidos como elemento central, porque “detrás de imponer a Taiwan como un estado independiente ha estado siempre la sombra de Washington”.

Aseveró que, en lo que va del año, el gobierno estadounidense ha intensificado los gestos hostiles contra China, muchos de ellos ejecutados en nombre de una supuesta solidaridad con Taiwan.

Además, recordó que en el pasado, el gobierno de Estados Unidos y sus aliados lograron “instalar” a Taiwan en una silla permanente en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, y a su juicio lo hizo “usurpando el lugar que debió ocupar China”.

Para el entrevistado, cuyos artículos se publican en varias revistas del país, Washington “muestra sin pudor” sus intenciones de fortalecer el poderío militar de Taiwan, desde negociaciones para la venta de tecnología militar submarina, hasta la oferta de aviones caza F35.

“Hay una ofensiva geopolítica para evitar que el mundo se equilibre hacia lo multicéntrico y lo multipolar”, manifestó González, al tiempo que expresó que en Washington hay “una peligrosa nostalgia” por la unipolaridad.

A González le parece curiosa la reacción de Estados Unidos luego del acuerdo de China con la República Dominicana, a la que consideró como “injerencia tradicional de quien considera a Latinoamérica como su patio trasero, como su posesión”.

“Washington dice que la relación ‘no contribuye con la estabilidad regional’ y agrega que ‘estos esfuerzos por alterar el status quo no ayudan’. ¿A cuál status quo se refieren?”, se preguntó el analista.

El experto en temas internacionales cree que desde el Departamento de Estado de EEUU se oponen por ser un hecho que no va con sus intereses, los cuales “no tienen nada que ver ni con los de la región ni con el derecho internacional”.

Tras conocer el acuerdo bilateral, el senador de Estados Unidos, Marco Rubio, acusó a China de “sobornar” a la República Dominicana para el establecimiento de las relaciones diplomáticas, y pidió al Congreso estadounidense contrarrestar la influencia de China en Latinoamérica.

González refutó la acusación del senador estadounidense, afirmando que es parte de “los mismos personajes que amenazan a los países del Caribe para que no voten en organismos multilaterales resoluciones distintas a las que sostiene Washington”.

El experto añadió que el Caribe ha sido una región “que ha dejado pasmado a los Estados Unidos con lecciones de dignidad durante los últimos años”.

En la actualidad, sólo 19 países mantienen relaciones con Taiwan, 10 de ellos están en la región de América Latina y El Caribe: Paraguay, Belice, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Haití, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas, Santa Lucía y El Salvador.