Madrid, España.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, regresó hoy a Madrid de su gira sudamericana satisfecho de haber recuperado presencia en América Latina, visitando países que hacía años que no iba un jefe del Ejecutivo español.

Durante el vuelo de regreso, el presidente del Ejecutivo español ha compartido con la prensa que le acompañaba una serie de impresiones sobre su gira por Chile, Bolivia, Colombia y Costa Rica, resaltan hoy medios nacionales.

Pedro Sánchez ha destacado en primer lugar la necesidad de que España regrese y esté más presente en países que hacía más de una década que no visitaba un presidente del Gobierno español y precisamente el caso más notorio ha sido Bolivia, donde se cumplían 20 años de la última visita.

El presidente Sánchez también ha dado importancia a la nueva forma en la que España vuelve a estos países, con los que quiere potenciar no solo las relaciones económicas, que ya priorizaba el Gobierno anterior de Mariano Rajoy, sino la colaboración en políticas de medio ambiente, derechos humanos o género.

Por otra parte, la gira de Pedro Sánchez se ha caracterizado por la diversidad de los países visitados, donde se vio con el presidente chileno, Sebastián Piñera, luego fue a Bolivia para reunirse con el jefe del Estado, Evo Morales, después siguió su periplo en Colombia, donde se entrevistó con el conservador Iván Duque, y finalizó en Costa Rica, donde conversó con el presidente costarricense, Carlos Alvarado.

Fuentes gubernamentales, que hoy recogen medios nacionales, resaltan que en cada uno de estos países, Sánchez ha desplegado una agenda concreta, ajustada a las necesidades e intereses particulares de cada país, reforzando el Gobierno español la dimensión bilateral en la relación con los países latinoamericanos.

De esta forma, en Chile se priorizó la relación económica, luego en Bolivia, la cooperación al desarrollo, mientras en Colombia, el proceso de paz.

Por último, en Costa Rica, la cooperación en la lucha contra el medio ambiente y la situación de la inmigración por el éxodo procedente de Nicaragua marcaron las conversaciones con Carlos Alvarado, según las mismas fuentes oficiales.