Bogotá, Colombia.

Ocho policías murieron este miércoles en un ataque con explosivos en el noroeste de Colombia, atribuido por el gobierno a la banda del narcotráfico más poderosa del país.

Los uniformados fueron alcanzados por el estallido de un artefacto que impactó de llenó su vehículo, según informó la policía en un comunicado.

El ataque se produjo en horas de la mañana en la zona San Pedro de Urabá, en el departamento de Antioquia.

Las víctimas estaban escoltando a funcionarios encargados de restituir tierras a campesinos despojados en medio del conflicto armado que persiste en Colombia, y que financia en buena parte el narcotráfico.

“El saldo parcial es de ocho policías muertos y un vehículo (…) afectado”, precisó el alto mando.

Sin embargo, una fuente policial confirmó a la AFP que la acción no dejó heridos ni desaparecidos, ni que tampoco hubo civiles afectados.

El ministro de Defensa Luis Carlos Villegas señaló al Clan del Golfo como presunto responsable del letal atentado.

“Hoy es la hipótesis más probable”, sostuvo el funcionario.