tropas al golfo Pérsico
Fotografía: AFP
Washington, Estados Unidos.

El Departamento de Defensa de Estados Unidos está preparando el envío de 500 soldados a la base aérea Príncipe Sultán, en Arabia Saudí, para reforzar su presencia militar en la región ante la escalda de tensión con Irán, informaron este jueves medios locales.

Este posible despliegue, que fue desvelado por la cadena de televisión CNN, se produciría después de que el presidente Donald Trump anunció el pasado mayo el envío de mil 500 soldados a la región como medida “de protección” para las fuerzas estadounidenses del Comando Central (CentCom) desplegadas en la zona.

“El Comando Central trabaja constantemente en la gestión de nuestras fuerzas en la región y continuará haciéndolo en cooperación con nuestros socios y aliados regionales”, explicó a Efe la comandante Rebecca Rebarich, portavoz del Pentágono, quien no obstante evitó pronunciarse sobre el posible envío de nuevos soldados.

La tensión entre Irán y EEUU ha aumentado a raíz de que la Casa Blanca anunciara, en mayo del año pasado, su decisión de abandonar el denominado “Plan Integral de Acción Conjunta” (JCPOA, por sus siglas en inglés), como se conoce técnicamente al acuerdo multilateral nuclear con Irán que fue impulsado por la anterior Administración de EEUU.

En las últimas semanas el Pentágono ha reforzado su presencia militar en la zona con el envío del portaaviones USS Abraham Lincoln, el buque de asalto anfibio USS Arlington, un sistema de misiles Patriot y cuatro aviones bombarderos B-52 con capacidad nuclear.

Esta ha sido la respuesta estadounidense a distintos actos de sabotaje registrados en aguas del golfo Pérsico y a la amenaza del Gobierno de Irán de bloquear el estratégico estrecho de Ormuz, por el que cruza una gran parte del crudo mundial.

De hecho, la Fuerza Naval de los Guardianes de la Revolución de Irán anunció este jueves que ha retenido un petrolero “extranjero” que estaba realizando operaciones de contrabando en el golfo Pérsico.

Cuestionada sobre este punto, la comandante Rebarich se limitó a afirmar que el Pentágono es “consciente” de lo sucedido.

Trump también se refirió a Irán durante un acto en la Casa Blanca, cuando reiteró su voluntad de negociar con los iraníes para rebajar las tensiones.

“Todo lo que queremos es tener un acuerdo justo” con Irán, subrayó.

El mandatario negó que haya “designado” como negociador informal con Irán al senador republicano Rand Paul, aunque dijo que si ese legislador “tiene algunas ideas” las “escuchará”.

Según el diario Politico, mientras jugaba al golf con Trump el pasado fin de semana, Paul propuso reunirse con el ministro de Exteriores iraní, Mohamed Yavad Zarif, para tratar de iniciar un acercamiento entre ambos países, y el mandatario aprobó la idea.

No está claro si Paul llegó a concertar una reunión con Zarif, que esta semana estaba en Nueva York, de acuerdo con Politico, que citó a cuatro funcionarios estadounidenses.