Múnich, Alemania.

Casi una semana después del caos generado en el aeropuerto de Múnich debido a que una mujer se saltó los controles de seguridad, cientos de pasajeros siguen esperando aún su equipaje.

“Entretanto, la montaña de maletas se ha reducido hasta las cerca de 600 unidades”, informó hoy un portavoz. Originalmente, había alrededor de 20.000 piezas de equipaje en el aeropuerto. Las que quedan se entregarán a los propietarios tan pronto como sea posible, indicó.

El sábado pasado, una mujer desató la alarma en el aeropuerto de la capital bávara al saltarse los controles de seguridad y obligó a la Policía a despejar la terminal 2 y la terminal aledaña. Siete horas más tarde comenzaron a despegar nuevamente los aviones desde estas dos terminales.

Casi 330 vuelos fueron cancelados entre la mañana del sábado y la tarde del domingo y más de 32.000 pasajeros se vieron afectados al comienzo de las vacaciones de verano (boreal) en esta región alemana.