FlorianópolisBrasil.

Las naciones pro y anti caza de ballenas se preparan para un enfrentamiento cuando la Comisión Ballenera Internacional (CBI) se reúna en Brasil a partir de este lunes, con Japón como líder de la ofensiva contra una moratoria de tres décadas a la captura comercial de ballenas.

En la reunión bienal, Japón, que preside el organismo integrado por 88 países, está decidido a reestructurar una organización a la que califica de disfuncional y a la que percibe como incapaz de tomar decisiones clave.

Pero el paquete de propuestas de Japón, titulado “El camino a seguir”, ha enfurecido a los conservacionistas, incluso antes de que los delegados hayan comenzado a sesionar en el marco de la 67ª reunión de la CBI en el complejo de surf de Florianópolis, sureste de Brasil.

Los grupos defensores de las ballenas acusan a Tokio de protagonizar un intento descarado de revocar la moratoria de 1986 y restaurar la caza comercial de los cetáceos.

“Esta es una reunión crítica”, dijo Patrick Ramage, del Fondo Internacional para el Bienestar Animal.

“Los países miembros deben mantenerse unidos e impulsar avances hacia la protección de las ballenas, no permitir que esta comisión sea devuelta a la era pasada de la caza comercial de ballenas”, señaló.

Brasil, como país anfitrión, trata de consensuar una “Declaración de Florianópolis” que haría énfasis en que la caza comercial de ballenas ya no es una actividad económica necesaria.

Otros temas clave a discutir en la reunión de una semana son los riesgos para los ballenas de una contaminación acústica submarina producida por el ser humano, ataques a embarcaciones, cambio climático y los peligros que representan para los cetáceos técnicas de pesca conocidas como “engranajes fantasma”.

Las naciones opuestas a la caza de ballenas planean renovar una propuesta de larga data para la creación de un santuario en el Atlántico Sur, luego de que proyectos anteriores fueran rechazados por el lobby ballenero.