Shanghai, Xinhua.

Los países centroamericanos presentes en la primera Exposición Internacional de Importaciones de China (CIIE) coinciden en su apuesta por el café de especialidad y de alto nivel para conquistar el mercado de los aficionados a esta bebida.

Panamá, El Salvador y Costa Rica incluyen entre sus productos más destacados en la feria el café. A ellos se suma la República Dominicana, que, al igual que los dos primeros, estableció recientemente relaciones diplomáticas con China.

Uno de los empresarios del café que forma parte de la misión salvadoreña en la CIIE, Eduardo Salazar, explicó que, por su tamaño, El Salvador no cuenta con una gran producción de café y apuesta por presentar en el mercado chino una propuesta de alta calidad y con altos puntajes dentro del sector especializado.

Con su presencia en la feria comercial esperan “abrir mercados, hacer un contacto con China” y mejorar la calidad del café salvadoreño con nuevos procesos, métodos, tecnologías y tendencias.

“Estamos con la ilusión de buscar otros mercados, tocar otras puertas y meter nuestro café aquí en China”, destacó en declaraciones a Xinhua.

El director ejecutivo del Consejo Salvadoreño del Café, Hugo Hernández, expuso que el 60%  del café que se cultiva en su país es de especialidad. “Lo cultivamos con el corazón, es el futuro de nuestras generaciones, está en nuestro ADN, es nuestra identidad”, enfatizó. En la actualidad el 16% de sus exportaciones tienen como destino Asia, frente al 43% que va a EEUU y el 29% que se vende a Europa.

Hermann Faith, de la Cooperativa Victoria de Costa Rica explicó que su país ya está exportando este producto a China y ahora quiere “expandir más el mercado, tratar de buscar nuevos contactos y gente que quiera comprar más café”.

La cooperativa, que agrupa a 3 mil pequeños productores, se orienta a los consumidores que buscan un café especial. “No es un café barato, pero tiene característica que son muy importantes para el mercado”, indicó.

Este empresario expuso que solo usan la variedad arábica, que está certificado por el Instituto de Café costarricense, que lo tuestan en pequeñas cantidades y que llega a China en avión en cinco días.“Más fresco, imposible”, enfatizó e indicó que exportan cantidades no muy grandes porque buscan competir en calidad, “no en volumen”.

Para uno de los empresarios del café panameños, Francisco Serracín, de la Finca Don Pachi Estate, las oportunidades que ofrece China “son muy grandes”. “No vamos a desaprovecharlas”, declaró. El objetivo de su presencia en la feria es intentar abrir nuevos mercados, dado que su café está presente en la actualidad en solo tres ciudades: Beijing, Shanghai y Guangzhou.

Panamá, expuso, no tiene producción suficiente para satisfacer la demanda de un mercado del tamaño del chino. “Pero sí tenemos la oportunidad de traer café de muy alta gama y que se dé a conocer la cafecultura de nuestro país”, resaltó.

En el caso de su empresa, que exporta a China desde hace cuatro años, el café es de variedad ‘geisha’. “En el mundo de los cafés especiales está cotizado como el más caro por sus características organolépticas. Tiene sabores completamente diferenciados de los cafés que se encuentran en cafeterías convencionales. Tiene características afrutadas, con sabores a frutas tropicales”, explicó y consideró que esto es “lo que lo hace diferente”.

Su firma vende a China “microlotes”, que entran al mercado a través de distribuidores locales, señaló.