Managua, Nicaragua.

Un organismo de derechos humanos acusó este viernes al gobierno de Nicaragua de abusos “gravísimos” contra las protestas de las últimas semanas, y llamó a conformar una comisión internacional que investigue las 45 muertes durante las manifestaciones.

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), un organismo independiente, señaló al presidente Daniel Ortega y su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo como los responsables de “impulsar y orientar” la represión contra estudiantes que salieron a protestar contra una reforma a la seguridad social.

Estamos en una situación bien difícil, no es que no queramos el diálogo … (pero) no se puede impulsar un cambio sobre cadáveres”, dijo la presidenta del Cenidh, Vilma Núñez en rueda de prensa.

El gobierno de Ortega convocó a un diálogo nacional para superar la crisis que vive el país con las protestas, iniciadas el 18 de abril, aunque no ha definido una fecha para su celebración.

En un informe preliminar, Cenidh reclamó la creación de una instancia investigadora de la represión a las protestas “con órganos del sistema universal de derechos humanos de Naciones Unidas (ONU) y la Comisión Intermaericana de Derechos Humanos (CIDH).

Destacó que el gobierno provocó el rechazo de la población por acciones “precipitadas y provocativas” como los intentos de controlar las redes sociales, la criminalización de las protestas y la censura a medios de comunicación que informaban sobre las manifestaciones.

“Ante esta realidad, el Cenidh considera que la ampliación de las demandas y la generalización de las protestas, están legitimadas con un generalizado rechazo social a la forma autoritaria de gobernar del Presidente Ortega y su esposa, Rosario Murillo”, agregó el organismo