modelo de tránsito en Madrid
Fotografía: El Economista.es
Madrid, España.

El nuevo modelo de tránsito en la capital española denominado Madrid Central, que restringe la circulación de vehículos, convertirá a la zona centro de la ciudad en un “pulmón” que ayudará a disminuir la contaminación, afirmaron autoridades locales.

“El distrito Centro se convertirá en un pulmón para la ciudad en pleno corazón de Madrid”, expresó en entrevista con Xinhua la técnica del área de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento madrileño, Beatriz Dueñas.

Explicó que Madrid Central se encauza a favorecer al peatón, la bicicleta y el transporte público, que a su vez ganan protagonismo y espacio con la modificación de calles emblemáticas como la Gran Vía o Atocha.

Madrid Central se encuentra en una fase de implementación que comenzó el 30 de enero pasado con programas de información a la ciudadanía, enfrentada por primera vez a restricciones de tránsito en la capital española.

A partir del 1 de marzo próximo, solamente podrán acceder en auto particular al perímetro central (472 hectáreas) los habitantes de la zona e invitados, además de vehículos poco contaminantes y que acudan a colegios o estacionamientos, entre otras excepciones.

El perímetro incluye áreas emblemáticas de la capital como la Gran Vía, la Puerta del Sol, el Palacio Real, la plaza de España o los barrios bohemios de Lavapiés y Malasaña.

Con la medida se pretende reducir un 40% de las emisiones de dióxido de nitrógeno y emitir un 23% menos respecto a la actualidad en 2020.

El modelo supone un notable contraste para una ciudad acostumbrada a hacer del coche particular su principal medio de transporte.

“Pero el objetivo de Madrid Central no es sólo un aire más limpio, sino que también supondrá menos ruido y la liberación de espacio público para dar el protagonismo a las personas que viven y visitan el distrito en un entorno más acogedor y saludable”, según el Ayuntamiento.

De acuerdo con la autoridad local, su política de movilidad se orienta hacia dos objetivos: la renovación de las flotas circulantes hacia tecnologías menos contaminantes y la reducción del vehículo privado en beneficio del espacio peatonal, ciclista y para el transporte público.

Para las autoridades madrileñas, los primeros avances del programa ya tienen lugar y las primeras cifras “son muy optimistas”, al cumplirse lo previsto.

Según el Ayuntamiento, desde el 30 de noviembre pasado se realizan unos 10 mil viajes más como media al día en transporte público a partir de Madrid Central.

Esta cifra puede traducirse en 25 mil viajes más al día en transporte público, si se tiene en cuenta el reparto modal en Madrid.

“También ha aumentado la afluencia peatonal. Por la Gran Vía, la arteria principal del centro de Madrid, pasa cada día laborable una media de 100 mil personas, un 40% más que en 2017”, indicó.

“Los fines de semana y festivos, esta cifra ha llegado a las 160 mil personas”, según datos de las autoridades locales.

El Ayuntamiento de Madrid usa la Gran Vía como referente para medir las nuevas cifras, pues la intensidad en la circulación ha descendido en más del 30 por ciento en días laborales en esta calle repleta de gente, comercios, bares y grandes teatros.

La medida ha sido bien recibida por la ciudadanía madrileña, pero por otra parte ha causado recelo entre los gremios que buscan acceder en vehículo privado al centro de la ciudad, entre ellos transportistas.

“Los transportistas tienen excepción y una moratoria para sus vehículos más contaminantes”, apuntó la autoridad capitalina.

“Los horarios para este sector son más amplios cuanto más limpios son los vehículos. También hay sectores profesionales que pueden darse de alta para aparcar en superficie dentro de Madrid Central”, agregó.

El proyecto significa para el Ayuntamiento madrileño “poner la salud y el bienestar de las personas en el centro y desplazar el uso del vehículo motorizado privado”, con la finalidad de “mejorar la calidad del aire y la calidad del espacio público”.

La capital española también mejorará en el ámbito estético, porque “al mejorar sensiblemente los espacios (…) se permite un espacio más desahogado y el aumento del arbolado en las calles y plazas”.

“La movilidad sostenible es una prioridad en las grandes ciudades, donde la contaminación produce problemas de salud y donde el coche ocupa la mayor parte del espacio público”, argumentó.

En las últimas semanas, la capital española se ha visto obligada a activar el protocolo contra la contaminación debido a los altos niveles alcanzados.

Un estudio publicado en mayo pasado por “OK Diario” señaló que Madrid es la séptima capital más contaminada de Europa.