OsloNoruega

Alarmados por una “inminente amenaza” los representantes de la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN), Nobel de la paz 2017, exhortaron este sábado a Estados Unidos y a Corea del Norte a la distensión.

“Hay ahora una amenaza inminente” declaró Beatrice Fihn, directora de la ICAN, interrogada sobre las tensiones entre los dos países en una conferencia de prensa en Oslo en víspera de la ceremonia de la entrega del Nobel.

“Exhortaría con fuerza a estos dos líderes a dar marcha atrás (..), a dejar de amenazar de emplear armas de destrucción masiva para masacrar a centenas de miles de civiles, y hallar soluciones diplomáticas” para eliminar las armas nucleares, dijo.

“De manera reiterada y vehemente exhorté a estos dos dirigentes a no usar jamás el arma nuclear (…) y a negociar” abundó Setsuko Surlow, una superviviente del bombardeo nuclear de Hiroshima, que causó 140.000 muertos hace 72 años.

Esta mujer de 85 años, que vive hoy en Canadá y Beatrice Fihn recibirán formalmente el domingo el Nobel en nombre de la ICAN, organización recompensada por sus esfuerzos contra el arma nuclear.

La ICAN, que lleva años alertando del peligro que constituye este tipo de armas, registró una importante victoria cuando Naciones Unidas aprobó en julio un nuevo tratado que las prohíbe.

El documento, adoptado por 122 países a pesar de la oposición de potencias nucleares, podría tardar años en entrar en vigor, pues tiene que ser ratificado antes por, al menos, 50 firmantes.

Pero Fihn declaró recientemente que está convencida de que ya ha tenido un impacto en la opinión pública respecto a las armas nucleares.