México, México

El secretario estadounidense de Seguridad Interior, John Kelly, afirmó este jueves que no habrá “deportaciones masivas” ni “uso de la fuerza militar” por las nuevas directrices migratorias de su país, durante una visita a México destinada a recomponer las maltrechas relaciones bilaterales.

En una comparecencia ante la prensa en la capital mexicana junto al secretario de Estado, Rex Tillerson, y sus homólogos mexicanos, el canciller Luis Videgaray y el ministro de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong, Kelly se esforzó por mandar un mensaje tranquilizador.

“Dejénme ser muy, muy claro: no habrá deportaciones masivas”. “No se hará uso de la fuerza militar en los operativos migratorios”, subrayó.

Poco antes en Washington, el presidente estadounidense Donald Trump había afirmado: “por primera vez estamos expulsando a pandilleros, a capos de las drogas. Estamos echando a esos tipos malos, a un ritmo nunca antes visto. Y es una operación militar”.

Aunque estas declaraciones parecían contradecir las de Kelly, posteriormente el portavoz de Trump, Sean Spicer, explicó que el presidente había utilizado el término “militar” simplemente “como un adjetivo” sinónimo de “eficaz”.

Trump también calificó la visita de sus emisarios a México como “un viaje duro”. “Porque tenemos que ser tratados de manera justa por México”, apuntó.

Las diplomacias de ambos países llevaban varios días asegurando que se está construyendo una relación de diálogo respetuosa. Sin embargo en la comparecencia de los cuatro ministros, que como estaba previsto no aceptaron preguntas, se respiró incomodidad.

“Dos países fuertes y vibrantes, de vez en cuando, van a tener desacuerdos”, afirmó Tillerson.

“Será un largo camino de construir acuerdos con Estados Unidos pero hoy hemos dado un paso en la dirección correcta”, consideró Videgaray.

Musica maestra

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here