muertos-rompimiento-deposito-mineria-brasil
Fotografía: Mauro Pimentel - AFP
Río de Janeiro, Brasil.

Los equipos de rescate elevaron hoy a 157 el número de víctimas causadas por el rompimiento de los diques de contención de un depósito de residuos mineros el pasado 25 de enero, mientras que 182 personas siguen desaparecidas.

Un total de 134 cadáveres fueron identificados y entregados a las familias. Otras 192 personas fueron rescatadas y 393 fueron localizadas después de no se tuvieran noticias sobre ellas cuando sucedió la catástrofe, según el último balance divulgado por la Defensa Civil.

Más de 400 hombres siguen trabajando en las tareas de rescate, aunque se da por descartado que se puedan encontrar supervivientes. Debido a la profundidad del barro, que llega a los 15 metros, los bomberos usan excavadoras y máquinas pesadas para buscar a las víctimas.

La catástrofe, considerada ya una de las peores de la historia de Brasil, se produjo el viernes 25 de enero en el municipio de Brumadinho, cuando los diques de contención de un depósito que estaba sin funcionar de la minera Vale se rompieron y provocaron el vertido de 13 millones de metros cúbicos de barro y lodo, que arrasaron todo lo que encontraron en su paso en un radio de varios kilómetros.

Una comunidad cercana, el centro administrativo de Vale y el comedor, en el que había centenares de personas en aquel momento, fueron anegados por la alud de barro y residuos.

Ayer martes, la Justicia brasileña liberó de forma provisional a las cinco personas que fueron detenidas acusadas de haber firmado de forma fraudulenta los papeles que atesoraban la seguridad de los diques de contención.