migrantes
Fotografía: Anne Chaon - AFP
Berlín, Alemania.

Algunos de los 227 migrantes acogidos por Alemania desde junio de 2018 hasta el 15 de octubre de este año debieron esperar meses hasta poder viajar al país alemán después de ser rescatados en el mar Mediterráneo, según señaló el Ministerio del Interior en una investigación a la que tuvo acceso dpa.

La duración del proceso de traslado de los migrantes se extiende, con base a la información solicitada al Gobierno por el grupo parlamentario del partido La Izquierda, por un período comprendido “entre cuatro semanas y tres meses”, aunque algunos de los refugiados tuvieron que esperar casi once meses.

La portavoz de política interior de La Izquierda, Ulla Jelpke, calificó de aberración los tiempos de espera. También criticó que las personas afectadas deban solicitar primero asilo en el país al que llegan en un momento inicial.

Jelpke habló de “acoso burocrático” y exigió un procedimiento más rápido. “Los solicitantes de protección deberían poder solicitar asilo en un Estado miembro de la UE de su elección, con el que tengan vínculos lingüísticos y personales, por ejemplo”, opinó.

Alemania, Francia y otros países europeos acogen regularmente a inmigrantes procedentes de Italia y Malta, donde permanecen tras ser rescatados por organizaciones humanitarias o buques de salvamento estatales.

Según el Ministerio de Interior, en el periodo entre junio de 2018 y el 15 de octubre de este año, Alemania se comprometió a hacerse cargo de 679 migrantes rescatados. Sin embargo, antes de que se les permita su entrada en el país germano, deben ser examinados por las autoridades.

A finales de septiembre, Alemania, Francia, Italia y Malta acordaron una solución transitoria para la distribución de los migrantes rescatados en el Mediterráneo, en cuyos términos se prevé que los plazos de traslado para los inmigrantes sean de cuatro semanas.

Según el acuerdo, Alemania quiere seguir aceptando a cerca de una cuarta parte de los rescatados en su camino hacia Malta o Italia. Esto debería evitar que los migrantes queden atrapados en los barcos de rescate durante semanas y semanas.