Microchips
Fotografía: DPA
Neubiberg, Alemania.

El fabricante de microchips Infineon aspira ingresar en el top ten mundial de la industria de los semiconductores mediante una inversión de miles de millones de euros en Estados Unidos, anunció hoy su director ejecutivo Reinhard Ploss durante una teleconferencia con periodistas.

Infineon planea adquirir por 9 mil millones de euros a su competidor californiano Cypress Semiconductor, con sede en Silicon Valley y que cuenta con 5 mil 800 empleados.

“Este es un paso importante y que marca tendencia para nuestra compañía”, dijo Ploss. Infineon será así, junto con Cypress, el número uno en microchips para la industria del automóvil y el número ocho entre los fabricantes de chips de todo el mundo, afirmó. Se espera que la adquisición se complete a finales de 2019 o principios de 2020.

La dirección de Infineon también tiene grandes esperanzas en los componentes de “conectividad” de Cypress. Se trata de componentes electrónicos para dispositivos y máquinas en red que se comunican entre sí. Entre los ejemplos más nombrados aparecen frigoríficos o lavadoras conectados en red.

“Estamos experimentando un cambio fundamental en los mercados industriales y de consumo”, prosiguió Ploss. Hoy en día, varios cientos de millones de dispositivos están conectados en red entre sí, en el futuro serán decenas de miles de millones, afirmó.

Según Ploss, las dos empresas se complementarán bien porque apenas hay coincidencias en la gama de productos que ofrecen. “Tenemos muy poco solapamiento en el mercado”, dijo el directivo de Infineon.

La dirección del grupo, con sede en el sur de Alemania, en las afueras de Múnich, confía en que las autoridades estadounidenses den su aprobación a la adquisición. “Desde la perspectiva actual, no deberíamos tener ningún problema con respecto a los aspectos antimonopolio”, indicó Ploss.

“Esperamos crear más empleos que eliminarlos”, dijo Ploss, descartando una reducción de personal. La compra se financiará en gran medida mediante préstamos, y en menor medida mediante una ampliación de capital de unos 2 mil 700 millones de euros y recursos propios.

Infineon ofrece a los accionistas de Cypress 23.85 dólares por acción, algo más de un tercio más que la cotización al cierre de las bolsas el viernes. “Es un precio atractivo, de eso no hay duda”, acotó Ploss.

Sin embargo, los inversores reaccionaron con escepticismo: por la mañana, las acciones de Infineon perdieron casi un 7% de su valor, alcanzando su nivel más bajo desde el otoño de 2016.

El precio de compra de 9 mil millones de euros es aproximadamente cuatro veces y media la facturación anual de Cypress. En 2018, los californianos facturaron alrededor de 2 mil 500 millones de dólares y ganaron 355 millones de dólares. Infineon es mucho más grande y generó unas ventas de 7 mil 600 millones de euros en el ejercicio 2017/18, con unos beneficios de 1,100 millones de euros.

El director de la junta directiva de Infineon espera que la adquisición genere más de 1,500 millones de euros de ingresos adicionales al año a largo plazo. Ploss y sus colegas de la junta directiva estiman que el ahorro potencial será de 180 millones de euros anuales.