Berlín, Alemania.

A pesar de que a menos de una semana de las elecciones los sondeos sitúan al Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD) 13 puntos por detrás de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Angela Merkel, su líder Martin Schulz confía en dar la sorpresa y acabar con el reinado de la canciller.

Todo es posible todavía. Yo no comparto esa afirmación de que no ha habido ambiente de cambio. La CDU ha caído notablemente en las encuestas. Es cierto que nosotros no nos hemos recuperado pero hay un enorme desconcierto. Creo que podemos dar un golpe en el último minuto“, apuntó el miércoles el ex presidente del Parlamento Europeo en una entrevista con el canal privado RTL.

Las palabras de Schulz llegan en un momento en el que los sondeos auguran uno de los peores resultados históricos del SPD en unas elecciones generales. Su campaña combativa, en la que ha intentado apretarle las cuerdas a la mandataria con temas como la pobreza en la vejez, la inversión en educación o los altos precios de los alquileres parece no haber dado resultado.

Así, Merkel ha mantenido el liderazgo, aunque las últimas encuestas indican que su ventaja se ha ido recortando en el último tramo de la campaña, presionada tanto por la formación de ultraderecha Alternativa para Alemania (AfD) como por el partido liberal (FDP).

Un sondeo dado a conocer este martes, a cinco días de la gran cita con las urnas, por el semanario “Stern” y la radiotelevisora RTL, sitúa a la CDU de Merkel en el 36 por ciento de las preferencias de voto, su nivel más bajo desde abril.

Aún así, el partido de la canciller sigue siendo la mayor fuerza con 13 puntos por delante de su rival y socio menor de coalición, el Partido Socialdemócrata de Schulz.