CaracasVenezuela.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, arrancó la campaña para intentar reelegirse en los comicios que se celebrarán antes del 30 de abril, con amplias posibilidades de ganar pese a que el país enfrenta una de sus peores crisis.

Sumada al control institucional ejercido por el régimen, la decisión estratégica de adelantar los comicios volvió a colocar al sucesor de Hugo Chávez en posición favorable frente a una oposición dividida y fragilizada.

Impopular en un contexto de escasez de alimentos e hiperinflación, Maduro vuelve a recuperar la inicitiva en el ajedrez electoral a pesar del creciente aislamiento internacional que padece Venezuela a excepción notable del respaldo que sigue recibiendo de Rusia y China tras las sanciones impuestas por la Unión Europea.

La televisión gubernamental difundió este miércoles audiovisuales que exaltan su figura, mientras se espera que el poder electoral defina la fecha exacta de los comicios. Maduro pidió que sea pronto: “Si estuviera en mis manos, las haría este domingo”.

“La derecha observa en el horizonte el panorama de la derrota”, aseguró el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez.

Maduro se declaró preparado para buscar la reelección, después de que la oficialista Asamblea Constituyente, que gobierna con poder absoluto, adelantara el martes la votación, que tradicionalmente es en diciembre.

El mandatario socialista, de 55 años, enfrenta una impopularidad de un 70%, según la encuestadora Delphos, pues parte de la población lo asocia con la hiperinflación y la escasez de alimentos y medicinas.

Pero los expertos ven a Maduro, quien entre abril y julio pasado sorteó protestas que dejaron 125 muertos, como candidato firme. El 4 de febrero formalizará su candidatura. 

Estados Unidos rechazó el llamado a elecciones presidenciales anticipadas en Venezuela y a través de una declaración del departamento de Estado declaró su apoyo al Grupo de Lima, que ya había condenado el adelanto de los comicios.