Berlín, Alemania.

Durante la XXIII Conferencia de las Partes (COP23) de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático en la ciudad alemana de Bonn, la canciller de Alemania, Angela Merkel, y el presidente alemán Frank-Walter Steinmeier, pidieron el miércoles a la comunidad internacional hacer mayores esfuerzos para combatir el cambio climático.

Merkel llamó al cambio climático una cuestión que tiene que ver con el destino de la humanidad y dijo que se necesitan esfuerzos adicionales para cumplir el acuerdo climático de París 2015, además, enfatizó que las acciones actuales no son suficientes.

Antes del discurso de la canciller, Steinmeier advirtió que las consecuencias “dramáticas” del cambio climático ya son aparentes en el derretimiento de los glaciares alpinos, así como en los patrones de clima extremo recientes que han destruido los hogares de miles.

El presidente alemán se mostró optimista de que el impulso actual de cooperación internacional sobre el cambio climático se mantendrá y sugirió que hasta Estados Unidos puede unirse de nuevo al esfuerzo multilateral en una etapa posterior.

Con la asistencia de 25 mil delegados de 195 países, la COP23 es la mayor de la historia desde su primera edición en Berlín en 1995. La conferencia concluirá el viernes.

De acuerdo con los medios de comunicación alemanes, se logró un primer éxito al definir un marco regulador para implementar el acuerdo de París. Los organizadores del COP 23 esperan que un acuerdo formal al respecto se logre en la próxima conferencia climática de la ONU que se realizará en Polonia.

Mientras se inauguraba la COP 23, activistas defensores del medio ambiente bloquearon el acceso a la planta de carbón Weisweiler cerca de la ciudad de Aachen, en la parte más occidental de Alemania. Datos del Ministerio de Medio Ambiente alemán indican que Weisweiler emite 18 millones de toneladas de CO2 al año, convirtiéndose así en una de las cinco plantas más contaminantes del país.

RWE, la compañía que opera Weisweiler, dijo a la prensa que se vio obligada a cerrar de manera parcial la planta. La policía ha enviado fuerzas especiales para poner fin al bloqueo, al que consideró un acto de sabotaje, y dijo que arrestaría a las decenas de manifestantes involucrados.