Un tribunal de Québec condenó el lunes a tres tabacaleras multinacionales a pagar a un millón de consumidores de tabaco 15.500 millones de dólares canadienses (USD 12.380 millones), un monto inédito en Canadá que pone fin a 17 años de litigio.

Las tres multinacionales condenadas –Imperial Tobacco, Rothmans Benson & Hedges y Japan Tobacco International-MacDonald– apelaron de inmediato el veredicto del juez Brian Riordan, que se pronunció sobre dos demandas colectivas.

Los dos recursos colectivos, presentados inicialmente en 1998 pero que llegaron a los tribunales recientemente, representan a casi 1,02 millones de quebequenses que no pudieron dejar el hábito de fumar o que sufren cáncer de pulmón o de garganta, o enfisema pulmonar.

Los demandantes argumentaron que las compañías no advirtieron de forma correcta a sus clientes sobre los riesgos de fumar y no cumplieron con su obligación de “no causar daño a otra persona”, según la decisión de la corte.

También acusaron a las compañías de realizar un marketing inescrupuloso y de destruir documentos importantes para la causa judicial.

Las compañías, en tanto, indicaron que la decisión judicial no se basa en evidencia presentada durante el juicio y anunciaron que apelarán la decisión.

“Desde la década de 1950 los canadienses han sido plenamente conscientes de los riesgos para la salud que implica fumar”, indicó JTI-Macdonald en un comunicado.

“Ese conocimiento se ha reforzado por las advertencias para la salud impresas en todos los paquetes de cigarrillos legales durante más de 40 años”, añadió.

[pro_ad_display_adzone id=58758]

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here