Al menos 19 personas resultaron heridas el jueves cuando tres edificios se derrumbaron, uno de ellos por completo, en el popular barrio East Village de Nueva York, tras una explosión originada aparentemente por una tubería de gas.

Cuatro de los heridos están en condición crítica como resultado de la emergencia que se registró pasadas las 15H00 (19H00 GMT) en la Segunda Avenida de Manhattan, dijo a la AFP un vocero del departamento de bomberos de la ciudad.

Entre los 19 heridos había también cinco bomberos, según el último balance actualizado.

La razón del siniestro estaba siendo investigada pero la oficina del alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, señaló que podría haberse debido a trabajos de plomería y gas en uno de los edificios.

“La evidencia preliminar sugiere una explosión relacionada con el gas”, señaló la alcaldía en un comunicado.

El incidente reavivó de inmediato los temores por la seguridad en los viejos edificios de la ciudad, ya que un año atrás ocho personas murieron y 68 quedaron heridas cuando una explosión de gas afectó dos inmuebles de apartamentos en Harlem, en el norte de Manhattan.

“La explosión fue terriblemente fuerte. Las ventanas temblaron”, dijo a la AFP Philip McElroy, un estudiante de 23 años que visitaba a un amigo a dos calles del lugar de los hechos.

“Había mucho humo y uno de los edificios se derrumbó”, agregó.

Cientos de bomberos se desplazaron al lugar del siniestro, donde se veía un denso humo llenando las calles. La policía bloqueó un perímetro de seis cuadras en torno a la Segunda Avenida, constató un periodista de la AFP.

Los bomberos indicaron que el edifico del 123 de esa avenida se derrumbó por completo y que el del 121 lo hizo parcialmente. En la planta baja del primero de ellos había un restaurante de sushi y en el segundo una tienda de venta de papas fritas al estilo belga.

Por la noche, los bomberos confirmaron que un tercer edificio se derrumbó parcialmente, mientras continuaban luchando contra las llamas en un cuarto inmueble.

Un barrio bohemio y popular

“Estaba realmente asustado”, dijo Isaiah Barr, un joven de 19 años que vive a algunas cuadras de la zona del accidente y estaba escuchando música en su casa cuando escuchó un “boom”.

“Salí a la calle. La gente estaba mirando hacia la Segunda Avenida. Vi las llamas y a los bomberos llegando. La respuesta fue muy rápida”, relató a la AFP.

El jefe de los bomberos, Daniel Nigro, señaló que las primeras dotaciones llegaron al lugar tres minutos después del llamado de emergencia inicial, que fue a las 15H17 locales.

El olor a quemado llegaba hasta el centro de Manhattan, unas 40 cuadras al norte del incidente, y una columna de densa humareda se elevaba en el aire.

Debido al viento, el humo se dispersó también a ras del suelo en las calles aledañas obligando a que muchos de los curiosos se retirasen, mientras la policía repartía mascarillas para los periodistas.

El barrio de East Village es uno de los más populares y bohemios de la ciudad, repleto de bares, tiendas y restaurantes, y con una población mayormente estudiantil y artística.

De Blasio instó a no especular sobre las causas del incendio hasta que la investigación no esté terminada, y recordó la importancia de reportar de inmediato cualquier posible escape de gas.

“Aprovecharé la oportunidad para decir, como lo dijimos muchas veces tras la tragedia de East Harlem, que llamen de inmediato al 911 o a (la compañía de electricidad y gas) Edison si huelen gas”, afirmó.

Las autoridades y la Cruz Roja de Nueva York abrieron refugios en los alrededores de la zona del incendio para albergar a los damnificados.

El Departamento de Bomberos ya se encuentra en el lugar atendiendo la emergencia, donde son más de cien elementos y 25 automoviles en la escena. La policía aseguró haber recibido varias llamadas al 911 por el incendio, en el horario aproximado de las 15:17 hora local.

Café chejov cuadro

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here