Franja de Gaza.

El primer ministro palestino, Rami Hamdallah, reunió este martes a su gobierno en la Franja de Gaza por primera vez desde 2014, un intento de sellar la reconciliación con Hamas a la que Israel fija sus propias condiciones.

Israel no está dispuesta a tratar con un gobierno que reúna a todas las facciones palestinas a menos que Hamas desmantele su brazo armado, rompa con Irán y reconozca a Israel, dijo el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, unas condiciones a priori imposibles de cumplir para el movimiento islamista.

Hamdallah reunió a su gabinete en Gaza, un nuevo avance en los esfuerzos de los distintos grupos palestinos para superar una década de divisiones.

“Estamos aquí para pasar la página de la división y restituir al proyecto nacional su rumbo correcto, que es la creación de un Estado” palestino, declaró Hamdallah ante sus ministros reunidos bajo los retratos del líder histórico Yaser Arafat y del actual presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas.

La visita de Hamdallah prepara el terreno para una traspaso progresivo de responsabilidades de Hamas hacia la Autoridad Palestina, de la que emana el gobierno.

Hamas, considerado como un movimiento terrorista por Israel, Estados Unidos o la Unión Europea y que tampoco tiene las simpatías de algunos países árabes, expulsó a la Autoridad Palestina de Gaza en 2007.