Chicago, Estados Unidos.

La U.S. Steel Corporation derramó, según informes, cromo tóxico cerca del lago Michigan en octubre y pidió a los reguladores ambientales locales no divulgar los hechos.

Citando documentos recién dados a conocer, el diario Chicago Tribune informó hoy que los 25,7 kilos de cromo derramados a fines de octubre por la planta Midwest de U.S. Steel en el estado de Indiana tuvieron un nivel 89 por ciento más alto de lo permitido.

El derrame fue provocado por una falla en el sistema de tratamiento de aguas residuales de la planta el 25 de octubre. Funcionarios ambientales de Indiana recibieron una notificación unos días más tarde y la empresa pidió abordar el incidente de manera “confidencial“.

El vocero de la compañía sostuvo que el derrame no fue tan grave como ameritar un reporte al Centro Nacional de Respuesta a nivel federal e insistió en que el incidente “no constituyó peligro alguno para el suministro de agua o la salud humana“.

El Chicago Tribune dijo que el gigante del acero con sede en Pittsburgh podría enfrentar una demanda por violar en repetidas ocasiones la Ley Federal de Agua Limpia desde 2011.

En abril, la misma planta de U.S. Steel reportó otro derrame más grave de 157 kilos de cromo que llegaron al agua debido a un tubo oxidado, lo que condujo a una localidad cercana a cerrar temporalmente su toma al lago Michigan.

La ciudad de Chicago en el vecino estado de Illinois también realizó pruebas de emergencia en su propio suministro de agua.