fundador Huawei escándalo
Fotografía: Fabrice Coffrini - AFP
Pekín, China.

De joven, Ren Zhengfei, el discreto fundador del gigante chino de las telecomunicaciones Huawei, sobrevivió a la escasez de alimentos. Hoy enfrenta otro desafío: el de salvar a su empresa y a su hija, acusados por la justicia estadounidense.

El patriarca de 74 años creó la compañía en 1987. La convirtió en un mastodonte planetario con 180 mil empleados en 170 países, 206 millones de celulares vendidos en 2018, y una facturación de 100 mil millones de dólares.

Pero las acusaciones presentadas esta semana por el departamento de Justicia estadounidense contra la empresa amenazan con hacer tambalear su imperio y dejar a su hija, Meng Wanzhou, directora financiera de Huawei, tras las rejas.

Los anuncios de Washington son un duro golpe para la empresa, que justo había lanzado una campaña en la prensa para mejorar su imagen. Incluso Ren Zhengfei se expuso en primera línea para rechazar las acusaciones de espionaje que emanan de Occidente.

“Debo expresarme para que nuestros clientes nos entiendan”, indicó este mes en la prensa china. “Estoy obligado” a hablar, subrayó, citando al servicio de comunicación de Huawei que evocaba un periodo de “crisis”.

Su hija, Meng Wanzhou, fue detenida en Canadá a principios de diciembre. Está acusada de fraude bancario y de violar las sanciones contra Irán. Una primera audiencia de extradición está prevista en marzo.

La justicia estadounidense acusa a Huawei de robar secretos tecnológicos del operador de telecomunicaciones T-Mobile USA.

– ‘Persona-1’ –

Oficialmente no se acusa de nada a Ren Zhengfei. Pero el ex ingeniero militar, al frente de una fortuna estimada en 3 mil 400 millones de dólares según Forbes, es citado en el acta de procesamiento estadounidense.

En éste, identificado como “Persona-1”, habría “declarado erróneamente” en 2007 a agentes del FBI que su empresa nunca estuvo en relación directa con una empresa iraní.

“Las actividades criminales mencionadas en este acta de acusación son de al menos 10 años y nos llevan hasta la dirección de la empresa”, subrayó el lunes Matthew Whitaker, el secretario de Justicia interino estadounidense.

Washington impulsa desde el año pasado una intensa campaña para disuadir a sus aliados occidentales de utilizar los equipos de Huawei, en nombre de la seguridad nacional que se vería amenazada por el grupo chino.

Esta desconfianza hacia la empresa proviene en parte del pasado militar de Ren Zhengfei.

Ren Zhengfei se incorporó a las Fuerzas Armadas durante la Revolución cultural (1966-1976) cuando en el país reinaba “el caos”, explicó en enero a la prensa extranjera.

Por ser ingeniero se incorporó a un equipo a cargo de reestructurar una fábrica textil en la pequeña ciudad de Liaoyang (noreste), en donde las temperaturas pueden caer hasta -20 ºC.