Foto: AFP

Madrid, España

Pablo Casado, un joven diputado de 37 años partidario de un giro a la derecha, se convirtió este sábado en el sucesor de Mariano Rajoy al frente del conservador Partido Popular (PP), primera fuerza política española que hace siete semanas se vio expulsada del poder por los socialistas.

En una votación en la que estaban llamados a votar 3.082 compromisarios, Casado se impuso con un apoyo del 58% a su rival, Soraya Saénz de Santamaría, según el recuento oficial.

“Hoy comienza una nueva etapa”, porque el PP sale a “a intentar reconquistar el corazón de todos los españoles, después de las semanas tan duras que hemos tenido que vivir como formación política”, dijo Casado en su discurso de la victoria, refiriéndose a la moción de censura de los socialistas que el 1 de junio desalojaron del poder a Rajoy.

“El Partido Popular ha vuelto” y “estamos dispuestos a liderar otra vez esta sociedad”, añadió el nuevo presidente de la formación, después de abrazar a Rajoy y brevemente a Santamaría.

Los compromisarios optaron así por el relevo generacional e ideológico propuesto por Casado, un diputado sin experiencia de gobierno con un perfil más derechista, y que se fogueó como estrecho colaborador del ex presidente José María Aznar.

Santamaría había sido la más votada por la militancia el pasado 5 de julio, en la primera vuelta de unas primarias inéditas en la historia del PP a las que inicialmente concurrieron seis candidatos en total.

Pero se le percibía como la opción continuista, por haber sido vicepresidenta del gobierno los seis años y medio que estuvo Rajoy como jefe del ejecutivo.

Durante la campaña, Casado, ferviente admirador entre otros del ex presidente colombiano Álvaro Uribe, fustigó la intención del gobierno socialista de despenalizar la eutanasia, y criticó la “demagogia” de éste al mostrarse abierto a acoger migrantes rechazados por el gobierno populista italiano.

Igualmente, propuso incorporar el delito de convocatoria ilegal de referéndum al código penal, en respuesta al desafío separatista catalán.

– Amenazado por un polémico máster universitario –

Durante la campaña, sembrada de ataques cruzados, Santamaría, de 47 años, presumió de experiencia de gestión.

En respuesta, Casado había criticado la “operación diálogo” que su rival encabezó en Cataluña, y que no fue capaz de evitar ni el referendo ilegal del 1 de octubre, ni la declaración unilateral de independencia ni la intervención durante meses de la autonomía catalana, una medida inédita en la democracia española.

El joven diputado, padre de dos hijos pequeños, podría no obstante verse en problemas por el posible resurgir de una polémica que lo ha perseguido en los últimos meses.

A comienzos de año, Casado reconoció que en el curso 2008/2009, cuando era licenciado en Derecho y diputado por el PP en el Parlamento regional de Madrid, obtuvo en condiciones ventajosas un máster en la universidad pública Rey Juan Carlos: se le convalidaron 18 asignaturas de un total de 22, y se le dispensó de asistir a clase.

Durante la campaña trató de quitar hierro al asunto. Aseguró a la radio Cadena SER que “en cuanto pase este congreso, a nadie ya le importará”, y sostuvo que la polémica “ha surgido sólo para perjudicar[le]”.

– Rajoy se despide –

Casado será candidato a presidente del gobierno cuando se celebren elecciones generales, a más tardar a mitad de 2020.

Antes de eso, dirigirá el PP de cara a las citas electorales de mayo de 2019, cuando están previstos comicios municipales, regionales y europeos.

Sin embargo, será todo un desafío levantar la moral de un partido que además de verse expulsado del poder en junio perdió tres millones de votantes entre las elecciones generales de 2011, cuando Rajoy obtuvo mayoría absoluta, y las últimas, en 2016.

Muchos de ellos se fueron al partido liberal Ciudadanos, gran rival del PP en la centroderecha, hartos de los muchos escándalos de corrupción que minaron a los conservadores en los últimos años.

José Pablo Ferrándiz, investigador principal del instituto de sondeos Metroscopia, cree por ello que será “muy complicado atraer a la gente que se ha ido a Ciudadanos”, un partido “renovado y limpio”.

La elección del nuevo líder pone fin a los 14 años de Rajoy al frente del PP, un cargo en el que entonces fue colocado a dedo por su predecesor, el expresidente del gobierno José María Aznar (1996-2004).

Rajoy, que se mantuvo neutral durante la campaña de las primarias, se despidió en un emocionado discurso la tarde del viernes, en el que de paso acusó al actual presidente del gobierno, el socialista Pedro Sánchez, de tomar el poder “por la puerta de atrás” con su moción de censura.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here