Paris, Francia.

El jefe de gabinete del presidente francés, Emmanuel Macron, comparecía este martes ante la comisión parlamentaria que investiga la agresión a manifestantes por parte de un jefe de seguridad de la presidencia, un caso que ha sumido al gobierno en su peor crisis política.

Patrick Strzoda comparecía, como ya lo hizo la víspera el ministro de Interior y el jefe de la policía de París, para responder quién autorizó a Alexandre Benalla a asistir a las operaciones policiales durante las protestas del 1 de mayo y quién le proporcionó el casco y brazalete de policía que portaba.

Deberá rendir cuentas también sobre la sanción tomada inicialmente contra este hombre de confianza de Macron -15 días sin sueldo-, considerada demasiado leve según la oposición y sobre las razones por las cuales no se informó a la justicia sobre la agresión, tal como estipula la ley.

“Es una primera etapa”, declaró el martes Eric Coquerel, diputado del partido de izquierda radical, Francia Insumisa, cuyo movimiento pide que comparezca también ante esta comisión el presidente Macron.

Benalla, que fue filmado atacando a dos manifestantes para disipar una protesta en una plaza parisina, afirmó el lunes a través de sus abogados que quiso “echar una mano a la policía” frente a “dos individuos particularmente virulentos”.

El asesor de seguridad de Macron fue despedido e imputado por violencia en reunión y usurpación de funciones la semana pasada, después de que el diario Le Monde destapó el escándalo al difundir un video filmado por testigos.

Tres policías fueron también procesados por haber entregado a Benalla imágenes de cámaras de seguridad así como un empleado del partido presidencial La República en Marcha a quien se lo ve también en el video amateur agrediendo a manifestantes.