Tegucigalpa, Honduras.

Las elecciones en Honduras transcurrían hoy en calma, en una aparente normalidad en medio de intensos operativos policiales y militares en todo el país.

Los negocios permanecían cerrados, excepto los supermercados y centros comerciales.

En un recorrido por la capital, Xinhua constató que la ciudad permanece bajo fuertes medidas de seguridad, con retenes en las principales avenidas.

Al menos 30.000 militares y policías resguardan el proceso en todo el país, según indicaron autoridades.

A casi cuatro horas de haber iniciado los comicios, no se han reportado incidentes o hechos lamentables.

En los comicios participan 10 partidos políticos, pero sólo tres candidatos con posibilidades reales de triunfo, según las mediciones.

Los sondeos han dado amplia ventaja al actual presidente Juan Orlando Hernández, que busca la reelección pese a que la Constitución lo prohíbe; sin embargo, un fallo de la Corte Suprema en 2015 dejó abierta la posibilidad.

En segundo lugar de las preferencias está el locutor deportivo Salvador Nasralla, quien encabeza una alianza de oposición entre el partido Libertad y Refundación (Libre) y el Partido Innovación y Unidad (Pinu).

Otro fuerte aspirante es el ingeniero Luis Zelaya, ex rector de la Universidad Tecnológica (Unitec), que corre por el Partido Liberal (PL).

El Tribunal Electoral ha habilitado 17.500 mesas electorales receptoras (MER) para estas elecciones, 5.687 centros de votación y se imprimieron 18 millones 140.619 papeletas.

Las urnas se cerrarán a las 16:00 hora local (22:00 GMT) y el TSE comenzará a dar los resultados oficiales en las próximas horas.

Estos son los comicios más supervisados, con 16.000 observadores nacionales y más de 700 internacionales.