QuitoEcuador.

Un equipo periodístico del diario El Comercio de Quito, secuestrado el lunes en la frontera con Colombia por disidentes de la guerrilla, se encuentra “bien”, informó el sábado el ministro ecuatoriano de Interior, César Navas.

“Hasta el día de ayer (viernes) que se conocía estaban bien, y está la situación de forma estable”, señaló a la prensa antes de reunirse con familiares del redactor, el fotógrafo y el conductor retenidos durante una misión periodística.

La cita, celebrada a puerta cerrada en Quito, es para “informar a los familiares el avance del trabajo” de las autoridades para lograr la liberación de los secuestrados por disidentes de la ya disuelta guerrilla colombiana FARC, implicados en narcotráfico.

“Lo que queremos es que nuestros tres conciudadanos regresen y retornen pronto y bien a nuestro país”, apuntó Navas.

Las autoridades ecuatorianas presumen que el equipo fue llevado al lado colombiano tras ser secuestrado en la limítrofe población de Mataje, en la provincia costera de Esmeraldas (noroeste y vecina al convulso departamento colombiano de Nariño).

Tras el encuentro de unas tres horas, un vocero de las familias, identificado solo como Patricio, dijo que “continúan las negociaciones”.

“Estamos esperando el intercambio de información y ver que todo llegue a un feliz término lo más pronto posible”, dijo a la prensa.

Agregó que las familias decidieron revelar el domingo los nombres de los secuestrados, pese a que las autoridades han preferido mantener bajo reserva las identidades por razones de seguridad.

Desde que fue confirmado el secuestro el pasado martes por Navas, único portavoz de Ecuador para el caso, periodistas ecuatorianos realizan en las noches protestas frente al palacio de gobierno, en Quito, así como una campaña en redes sociales para exigir la entrega del equipo de El Comercio, uno de los diarios más influyentes de Ecuador.

Con carteles con leyendas como “#NosFaltan3” y “#LosQueremosDeVueltaYa”, redactores, fotógrafos y camarógrafos piden la liberación de sus colegas.