Nueva YorkEstados Unidos.

Miles de jóvenes inmigrantes que residen en Estados Unidos celebran el miércoles un nuevo fallo judicial que asesta el mayor golpe a los intentos del gobierno Trump de deportarlos, al exigir la aceptación de nuevas aplicaciones.

El juez John Bates, de Washington DC, calificó el martes de “ilegal” la decisión de poner fin al DACA, el programa que protege de la deportación a casi 700.000 jóvenes llegados cuando niños a Estados Unidos con sus padres, conocidos como “Dreamers” (soñadores) y en su inmensa mayoría latinos.

Bates asegura que la decisión de la administración Trump fue “arbitraria” y “caprichosa”, y ordena al gobierno continuar con el DACA y, por primera vez, reabrirlo a nuevos aplicantes.