Organizaciones de derechos humanos de Venezuela denunciaron este martes ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) una crisis sanitaria provocada por la escasez de insumos y medicamentos y el mal estado de las instalaciones hospitalarias.

“No se ofrece a la población las garantías mínimas de atención a la salud”, dijo Luisa Rodríguez, presidenta de Funcamama.

En una audiencia ante la Comisión en Washington, las organizaciones destacaron la grave situación en los centros de salud públicos, de los que depende la mayor parte de la población venezolana.

Feliciano Reyna, de la Acción Solidaria en VIH, enumeró el “deterioro severo de infraestructuras” debido a inundaciones, suspensiones del servicio eléctrico y de agua, hacinamiento, contaminación y la reducción en las camas operativas.

El total de camas en los hospitales se redujo de 31.000 a 22.000 entre 2005 y 2011, dijo, citando cifras de la Organización Panamericana de la Salud.

Esa situación, aunada a la inseguridad en los centros de salud, ha provocado un éxodo de médicos especialistas, señaló Reyna.

Pero las clínicas privadas igualmente se han visto afectadas por la escasez generalizada de insumos y medicamentos, y ya muestran señales de saturación de sus servicios por el creciente aflujo de usuarios, según las organizaciones.

María Alejandra Díaz, de la estatal Agencia Venezolana para los Derechos Humanos, resaltó que el desabastecimiento de medicinas es producto de la “guerra económica” contra Venezuela.

El gobierno del presidente Nicolás Maduro ha seguido “protegiendo a los sectores más populares”, afirmó.

La escasez de alimentos, medicinas y productos, un mal crónico en Venezuela, se ha agudizado este año y cada vez son más frecuentes las largas y a veces tumultuosas filas al exterior de comercios de todo el país.

Según la Asociación Venezolana de Clínicas y Hospitales (AVCH), la escasez de insumos hospitalarios abarca el 80% de los ítems de uso cotidiano e incluso se están reutilizando marcapasos cardíacos donados por familiares de fallecidos.

La complicada situación económica en Venezuela, que cerró 2014 con una inflación de 64%, se ha visto aún más afectada por la caída de los precios del petróleo, en un país que obtiene del crudo 96% de sus divisas y que importa la mayoría de los alimentos y productos que consume.

El gobierno acusa del desabastecimiento a una “guerra económica” alentada por el sector privado y la oposición ligada a grupos conservadores de Estados Unidos y Colombia.

Café chejov cuadro

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here