comunicaciones Trump y Putin
Fotografía: AFP
Washington, Estados Unidos.

Líderes demócratas estadounidenses pidieron este lunes a la Casa Blanca detalles de las comunicaciones entre el presidente Donald Trump y su homólogo ruso, Vladimir Putin, luego que informes de prensa aseguraran que tal información pudo haber sido destruida u ocultada.

Los jefes de tres comités de la Cámara de Representantes -Inteligencia, Asuntos Exteriores y Supervisión- escribieron a la Casa Blanca para pedir información sobre el fondo de las conversaciones de los líderes, cualquier nota o documento relacionado con las pláticas y sobre si Trump, u otra persona actuando en su nombre, ocultó o tergiversó el contenido de las comunicaciones.

En su carta al jefe de gabinete interino de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, los líderes demócratas advirtieron que la destrucción, manipulación o la retención de dichos documentos representaría una “directa contravención de las leyes federales”, que obligan a los presidentes y otros funcionarios a preservar este tipo de material.

“Según reportes de prensa, el presidente Trump, en varias ocasiones, parece haber tomado medidas para ocultar los detalles de sus comunicaciones con el presidente Putin a otros funcionarios de la administración, el Congreso y el pueblo estadounidense”, señalaron Adam Schiff, Elliot Engel y Elijah Cummings en un comunicado.

Trump generó sospechas sobre sus vínculos con Rusia el año pasado cuando, en una clara ruptura con la práctica diplomática habitual, hizo salir a sus asesores durante dos horas mientras conversaba con Putin durante su primera cumbre formal en Helsinki.

Sólo una estadounidense se quedó en la habitación durante el encuentro, Marina Gross, una intérprete que trabajaba para el Departamento de Estado. El año pasado, los demócratas de la Cámara baja no lograron que Gross testificara sobre la cumbre.

Pero los demócratas se quedaron en enero con el control de la Cámara de Representantes. Y el 21 de febrero, los tres representantes demócratas le escribieron a Mulvaney para pedirle “información básica” sobre si Trump destruyó documentos y, si no ocurrió así, dónde se encuentran esos documentos.

“La Casa Blanca no dio ninguna respuesta a nuestro pedido. Como resultado, ahora estamos ampliando nuestra investigación”, dijeron.