Quito, Ecuador.

La defensa del vicepresidente sin funciones de Ecuador, Jorge Glas, dijo hoy que espera que la justicia emita un dictamen absolutorio en el juicio que enfrenta por presunta asociación ilícita en la trama de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht.

Nosotros esperamos el día de mañana (miércoles) una sentencia absolutoria, porque en la audiencia de juzgamiento no se probó por parte de la Procuraduría ni de la Fiscalía ninguna prueba de que Jorge Glas haya participado del delito de asociación ilícita y se haya demostrado la materialidad del delito“, dijo el abogado Eduardo Franco.

El abogado de Glas hizo las declaraciones en una rueda de prensa, a un día de que el Tribunal Penal de la Corte Nacional de Justicia (CNJ) dé a conocer el dictamen del caso.

Franco señaló que “a través de un linchamiento mediático se ha conseguido un estado de opinión adverso al vicepresidente”, y calificó de “político” el juicio en su contra.

Por esta razón, sostuvo que “la luz de la justicia tiene que imperar, los jueces tienen que actuar en base a las pruebas presentadas y no hay una sola prueba que demuestre que Jorge Glas haya recibido alguna coima (soborno) de Odebrecht”.

Agregó que tampoco existe una sola prueba que demuestre que el vicepresidente “ha pedido dinero a Odebrecht”.

El abogado rechazó, además, el pronunciamiento que hizo el lunes el presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, quien anunció que no permitirá una burla a la justicia en este juicio que involucra al vicepresidente sin funciones.

“Si bien mantengo un absoluto respeto a la independencia de las funciones del Estado, sepan todos que ni yo como presidente constitucional de la República, ni el pueblo ecuatoriano, permitiremos una tomadura de pelo y una burla a la justicia, ni en este caso ni en ningún otro”, señaló Moreno.

Al respecto, el abogado de Glas dijo que estas expresiones son “impropias de un jefe de Estado, inaplicables en el momento actual e impertinentes”.

“De acuerdo con el estado constitucional de derecho y de justicia, las funciones del Estado son diferentes. La función judicial no puede verse intimidada por el presidente de la República, quien manifiesta su animadversión con el vicepresidente Glas”, apuntó.

Frente a ello, dijo que “la justicia debe actuar independientemente y no en base a un estado de opinión, de linchamiento mediático, ni a criterios intimidatorios del presidente”, quien a su juicio actúa de una manera “antiética”.

Moreno retiró en agosto pasado todas las funciones asignadas a Glas, en medio de una pugna por diferencias políticas entre ambos.

El juicio por asociación ilícita concluyó el pasado 8 de diciembre, luego de 14 días de audiencia en la CNJ en los que la Fiscalía General, que actúa como acusador, presentó una serie de pruebas y testimonios contra los imputados.

Además de Glas, quien cumple prisión preventiva desde el pasado 2 de octubre, es procesado su tío, Ricardo Rivera, también privado de la libertad; el ex contralor del Estado, Carlos Pólit, prófugo en Estados Unidos; y otras seis personas.

Según la Fiscalía, Glas supuestamente recibió 13,5 millones de dólares en sobornos de Odebrecht desde 2012, cuando se desempeñaba entonces como ministro coordinador de Sectores Estratégicos, y hasta 2016, ya como vicepresidente, a través de su tío.

La Fiscalía solicitó al Tribunal que se dicte la pena máxima de seis años de prisión para Glas, en calidad de supuesto autor del delito de asociación ilícita.

Hasta ahora, según la Fiscalía, se ha identificado la entrega de sobornos en cinco proyectos en sectores estratégicos.