Los conservadores del primer ministro David Cameron ganaron las elecciones británicas de este jueves, quedando a 10 escaños de la mayoría absoluta, según un sondeo a pie de urna que rompió todos los pronósticos.

Los “tories” lograron 316 diputados, según la encuesta, muy por delante de los 239 de los laboristas de Ed Miliband.

Los conservadores podrían repetir su coalición con los demoliberales, que ganaron 10, según este sondeo que confirmó el gran ascenso nacionalista en Escocia, donde el SNP logró 58 de los 59 diputados en juego.

Un ascenso que confirmaría la aniquilación de los laboristas en su antiguo feudo de Escocia, que llega después de su defensa del “no” en el referéndum de independencia de septiembre de 2014.

La líder de los nacionalistas escoceses, Nicola Sturgeon, pidió prudencia. “Trataría el sondeo a pie de urna con ENORME cautela. Espero una buena noche pero creo que es improbable que logremos 58 escaños”, escribió en Twitter.

El ex líder de los demoliberales Paddy Ashdown fue más allá y dijo a la BBC que la encuesta es incorrecta. “Me comeré públicamente el sombrero” si es cierta, aseguró.

“No es lo que esperaba”, dijo a su lado Alastair Campbell, que fue asesor del primer ministro Tony Blair, reflejando la perplejidad de los laboristas por estos datos. 

La mayoría absoluta en el Parlamento británico se sitúa en 326 diputados, la mitad más uno de los 650 que lo integran.

Así pues, de confirmarse las cifras, los conservadores serían la primera fuerza del Parlamento (316 diputados, por 302 en la anterior legislatura), los laboristas la segunda (239/256), los nacionalistas escoceses del SNP la tercera (58/6) y los demoliberales la cuarta (10/56).

El Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP) de Nigel Farage logra sólo dos diputados, los que tenía hasta ahora.

Poco después del sondeo, se conocieron los primeros resultados oficiales, de la circunscripción de Houghton y Sunderland South, que dio el primer diputado a los laboristas.

De confirmarse los resultados del sondeo, Cameron estaría en una posición inmejorable para formar gobierno, rompiendo todos los pronósticos de los sondeos de antes de las elecciones, que daban por seguro un empate con los laboristas de Ed Miliband. 

Los clientes del pub Draft House Seething, en la City de Londres, dieron sus primeras impresiones cuando se hizo público el sondeo.

“¿Por qué iba la gente a cambiar? La economía va bien después de cinco años con los conservadores”, dijo Grant, un empleado del sector financiero, cerveza en mano.

Ben Woodthorpe, de 39 años, otro trabajador de la City, se dijo satisfecho por el aparente descalabro laborista. “Los laboristas no son competentes en temas financieros”.

El sondeo a pie de urna, encargado por las grandes cadenas de televisión -BBC, ITN y Sky-, se elabora con una amplia muestra de 20.000 personas.

En las dos últimas elecciones acertó el resultado, pero en 1992 pronosticó erróneamente que nadie había logrado la mayoría absoluta, cuando de hecho la lograron cómodamente los conservadores de John Major. 

Las primeras circunscripciones en dar resultados definitivos lo hicieron a las 23H00 GMT (22H00 GMT). A las 07H00 (06H00 GMT) del viernes se conocerá la suerte de 643 de los 650 escaños.

Se espera que hacia las 13H00 (12H00 GMT) del viernes, cuando se conmemoran los 70 años de la victoria sobre Alemania en la Segunda Guerra Mundial, se conozca la composición definitiva del Parlamento. 

Escocia y la UE miran a Londres

Las elecciones de este jueves pueden acabar propiciando la salida del país de la Unión Europea y un nuevo referéndum de independencia en Escocia.

El ascenso de los nacionalistas escoceses de Nicola Sturgeon se ha convertido en el gran tema de campaña porque podrían encontrarse con las llaves del poder en Londres al tiempo que empiezan a hablar de la posibilidad de un segundo referéndum de independencia en Escocia.

“Mi mensaje es que defenderemos a Escocia pero al mismo tiempo buscaremos formar alianzas con gente de todo el Reino Unido para hacer mejor la política en el país”, dijo Sturgeon tras votar en Glasgow. 

Cameron, por su parte, ha prometido que si gana convocará un referéndum sobre la pertenencia del país a la UE antes de que acabe 2017, algo que ha causado nerviosismo y ha llevado a la City a desconfiar por igual de conservadores y laboristas.

Así, la bolsa de Londres cayó este jueves un 0,67%, a su nivel más bajo en un mes, algo raro. “En nueve de los últimos 11 días de elecciones, la bolsa subió”, recordó Connor Campbell, analista de Spreadex.

Las negociaciones para la formación de gobierno no deberían alargarse más allá del 27 de mayo, cuando está previsto el discurso que la reina Isabel II pronuncia anualmente en el Parlamento y en el que esboza los proyectos del primer ministro para los doce meses siguientes.

Café chejov cuadro

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here