Bonn, Alemania.

La conferencia del clima (COP23) de Bonn otorgará mayor voz a las mujeres y a los pueblos indígenas, adelantó hoy un alto representante de la delegación alemana.

El plan de acción de género y cambio climático contempla que más mujeres trabajen en la Secretaría de la Convención de Cambio Climático de la ONU, las delegaciones y la toma de decisiones del cambio climático.

Además se quiere implicar más a los pueblos originarios, un aspecto que no ha sido fácil porque el proceso de lucha contra el cambio climático está organizado por Estados, dijo el director de la sección de clima del ministerio alemán de Medio Ambiente, Karsten Sach.

Ambos documentos serán presentados el viernes al pleno de la 23º conferencia de las partes de de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y se da por seguro que sean aprobados.

También ha habido conversaciones sobre el peso que tendrá en esta edición de la cumbre del clima el tema de las pérdidas y los daños derivados del cambio climático.

Muchos países en desarrollo se quejan de que no se está dando suficiente importancia a este tema, en el que esperan mayor compromiso financiero y de transferencia de tecnología de las naciones industrializadas.

Sin embargo, Sach dijo que cree que los países donantes van “por buen camino” hacia el objetivo común de movilizar unos 100 mil millones de dólares por año de 2020 a 2025 para financiar infraestructuras energéticas limpias y adaptarse al impacto del calentamiento global.

El llamado segmento de alto nivel de las COP23 de Bonn, en la que los ministros negocian la letra chica de las reglas para implementar el Acuerdo de París, arrancó hoy con una buena noticia: Siria no sólo firmó el acuerdo, como había anunciado días atrás, sino que también se convirtió en el país número 170 en ratificarlo.