Berlín, Alemania.

La Comisión Europea propondrá hoy la supresión del cambio de hora que se hace dos veces al año en los 28 países de la Unión Europea (UE), anunció el presidente de la institución, Jean-Claude Juncker.

“La gente quiere que se haga, así que lo haremos”, señaló el político luxemburgués en declaraciones al canal alemán ZDF.

Una vez que la Comisión Europea proponga la medida, está tendrá que ser aprobada por el Parlamento Europeo y por los jefes de Estado y de Gobierno. Si finalmente se aprueba, cada país podrá decidir si mantiene durante todo el año el horario de invierno o el de verano (boreal).

Desde 1996, todos los países de la UE adelantan sus relojes una hora el último domingo de marzo y los vuelven a atrasar el último domingo de octubre. La medida está pensada para aprovechar mejor la luz diurna y ahorrar energía pero su utilidad es muy discutida.

La UE presentó hoy los resultados de una encuesta online sobre la cuestión en todo el bloque en la que el 84% de los participantes se mostraron a favor de prescindir del cambio de hora.

“Millones de europeos usaron la consulta pública para hacerse oír. El mensaje es muy claro”, señaló la comisaria de Transportes de la UE, Violeta Bulc, en cuyo departamento recae esta competencia.

Bulc no pudo dar una fecha para la presentación de la propuesta, pero señaló que si es aprobada por la Eurocámara y los países miembros, -la decisión podría tomarse el próximo año y el cambio de horario podría ser historia en 2020 o 2021.

Hasta ahora la Comisión sólo había señalado que la encuesta no era vinculante ni representativa. Pero Juncker afirmó hoy que no tiene sentido preguntar a la gente lo que piensa y luego hacer como si no hubiesen dicho nada.

Según las cifras presentadas hoy, en el sondeo participaron 4,6 millones de personas, tan sólo el 0,89% de la población de la UE. La participación en Alemania fue mucho más alta que la media europea, donde llegó al 3,79% de la población. También hubo un interés relativamente más elevado en países como Austria, Luxemburgo, Finlandia y Estonia. La menor participación se dio en Reino Unido (0,02%), que pronto abandonará la UE, Italia y Rumanía (0,04%).

En casi todos los países triunfó el rechazo a tener que cambiar el reloj dos veces al año. En Finlandia y Polonia el 95% pidió que se elimine esa medida, en España lo hizo el 93%, en Lituania, Hungría y Croacia el 90 y en Alemania el 84%, por ejemplo. Sólo en Grecia y Chipre fueron más los participantes que pidieron que se mantuviese el cambio de hora, con un 56% y un 53%, respectivamente.

Fue la Eurocámara la que hace meses pidió que se estudiase la cuestión y probablemente respaldará la propuesta de la Comisión

Entre los países de la UE el apoyo no está tan claro, aunque varios estados ya se han mostrado a favor de suprimir el cambio de hora. Antes de conocerse la intención de la Comisión Europea ya lo habían hecho naciones como Lituania, Estonia o Letonia y hoy se sumaron otras como Alemania.

La canciller alemana, Angela Merkel, se mostró a favor de la medida y la consideró de una “alta prioridad”. Nunca antes en la UE habían participado tantas personas en una votación online, señaló. Y con un resultado como el que hubo, “quizás debería seguir algo”, dijo durante un viaje a Nigeria. “Me alegra que la Comisión tome en cuenta esta votación”, añadió.

El Gobierno español de Pedro Sánchez se mostró de acuerdo con la propuesta de la Comisión Europea, aunque evitó posicionarse sobre cuál de los dos horarios sería preferible adoptar en España. “Estamos de acuerdo con la línea europea, con lo que está planteando Juncker”, aseguró en rueda de prensa la portavoz del Ejecutivo, Isabel Celaá.

Las Islas Baleares, en el este del país, quieren mantener por ejemplo el horario de verano durante todo el año. Es el lugar de España en el que antes sale y se pone el sol y creen que mantener el horario de verano les reportará ventajas de salud, económicas y sociales. En comparación con la región de Galicia, la más occidental del país, el Sol se pone 50 minutos antes en Baleares en invierno.

En realidad, en la sociedad española se debate desde hace tiempo si convendría retrasar los relojes una hora durante todo el año, argumentando que realmente el país pertenece al huso horario de Portugal y Reino Unido y no al de Alemania. Así era hasta 1942, pero el dictador Francisco Franco decidió cambiar a la hora de europa central (CET) por simpatía hacia el régimen nazi de Hitler.

Según dijo hoy la portavoz del Gobierno, el asunto del huso horario es “muy interesante, controvertido y complejo” y está en la agenda del Gobierno.