Estocolmo, Suecia

Tras meses de suspense, Bob Dylan recibe este fin de semana en Estocolmo, en el mayor secreto, su Nobel de Literatura de manos de los académicos suecos, que se lo concedieron por su poesía.

Como Thomas Mann, Albert Camus, Samuel Beckett, Gabriel García Márquez o Doris Lessing, el cantante, de 75 años, entrará en el panteón de los hombres y mujeres de letras que han sido recompensados por la Academia sueca desde 1901.

El jurado sueco le entregará su diploma y su medalla durante una reunión, cuyo lugar y hora son estrictamente secretos. Según la televisión pública STV, la breve ceremonia tendría lugar antes del concierto del sábado, en un lugar neutral, aunque la Academia rechazó hacer ningún comentario al respecto.

El misterio es aún mayor en torno al discurso de recepción, que también podría ser una canción. Conocido como la “lección del Nobel”, este discurso tiene que ser pronunciado por todos los premiados en los seis meses siguientes a la ceremonia de entrega de premios, en este caso antes del 10 de junio.

“La Academia Sueca y Bob Dylan han acordado reunirse este fin de semana. La reunión será pequeña e íntima y ningún medio estará presente, solo asistirán Bob Dylan y los miembros de la Academia, conforme a los deseos de Dylan”, escribió la secretaria permanente de la Academia, Sara Danius, en su blog.

“No se pronunciará ningún discurso Nobel. La Academia tiene razones para pensar que se enviará una versión grabada ulteriormente”, agregó Danius.

Este discurso es el único requisito para recibir los ocho millones de coronas (839.000 euros, 870.000 dólares) que acompañan al premio.

Hasta el momento la única certeza es que Bob Dylan dará dos conciertos en Estocolmo, el sábado y el domingo, para iniciar una gira europea con ocasión del estreno de su nuevo trabajo, “Triplicate”, un triple disco de versiones de Frank Sinatra.

Poco antes del concierto del sábado, a las 19H30 (17H30 GMT), sus admiradores empezaban a apiñarse en las inmediaciones del Stockholm Waterfront, donde iba a celebrarse la actuación.

Ylva Berglof, redactora de 62 años, iba a ver al cantante en un escenario por 18ª vez. “Merece [el Nobel] pese a que creo que no lo ha gestionado bien. Se podría haber mostrado más agradecido”.

Karen Barajas

Karen Barajas

Estudió periodismo, colabora en el programa de Radio Universidad "Punto 5" y labora de community manager en el Sistema Universitario de Radio y TV de la UdeG.
Karen Barajas