Berlín, Alemania.

La capital alemana deberá prohibir la circulación de vehículos diésel más antiguos en varias calles de la ciudad con el objetivo de lograr una mejora de la calidad del aire, dictaminó hoy el Tribunal Administrativo de Berlín en respuesta a la demanda de  una asociación medioambiental.

Las autoridades pertinentes de la ciudad deberán emitir ahora un plan de control de la contaminación atmosférica, que incluya esta prohibición, antes del 31 de marzo de 2019. La prohibición de circulación para al menos once tramos de carretera deberá aplicarse a más tardar a finales de junio de 2019.

El cierre de once tramos de carreteras principales especialmente afectadas por la contaminación tiene por objeto garantizar el cumplimiento del valor límite de dióxido de nitrógeno contaminante. Los coches diésel son una de las principales causas del mal aire en las ciudades. Las prohibiciones de circulación impuestas por el tribunal se refieren a los automóviles y camiones diésel.

Entre las calles afectadas se encuentran algunos tramos de las concurridas Leipziger Strasse y Friedrichstrasse, en el centro de la capital alemana. Para otros tramos con una longitud total de otros 15 kilómetros, Berlín también deberá prohibir la circulación de estos automóviles. La sentencia aún no es definitiva.

La asociación de protección del medio ambiente Deutsche Umwelthilfe (DUH) acudió a los tribunales debido a que Berlín sobrepasa los límites legales de óxido de nitrógeno en el aire y reclamaba la prohibición de circular para los automóviles diésel de los estándares de emisión Euro 1 a Euro 5 en el centro de la ciudad y en algunas otras calles.

Los óxidos de nitrógeno (conocidos por sus siglas como NOx) son gases tóxicos que pueden dañar las vías respiratorias y los ojos si su concentración es elevada. También pueden causar problemas cardiovasculares y pulmonares.

En febrero, en una sentencia considerada pionera, el Tribunal Administrativo de Alemania consideró lícito que las autoridades locales del país veten el uso de vehículos diésel en ciudades con altos niveles de contaminación.

En Hamburgo, dos tramos de carretera ya están cerrados a los motores diésel más antiguos. En Stuttgart está prevista la prohibición de circulación de automóviles diésel antiguos en todo su término municipal a partir de 2019. Asimismo, recientemente, un tribunal también ordenó la prohibición de conducir ese tipo de vehículos en el centro de Fráncfort a partir de 2019.

De acuerdo con las cifras de la Oficina Federal de Medio Ambiente de Alemania, en casi 70 ciudades del país se registran niveles superiores a los permitidos. La lista la encabezan Múnich, Stuttgart y Colonia.

Cerca del 60% de la contaminación de óxido de nitrógeno es causada por el transporte y, de esa cantidad, un 72.5% se debe a las emisiones de automóviles de motor diésel.

El debate sobre la prohibición de coches altamente contaminantes en entornos metropolitanos, que en un inicio tenía en Alemania un carácter puramente local, ocupa desde hace tiempo a la primera plana política del país.