Karangasem, Indonesia.

El humo blanco que sale del volcán Agung en Bali se espesó en los últimos días y obligó a evacuar hasta ahora a más de 136.000 personas por temor a una erupción en la isla más turística de Indonesia, indicaron las autoridades este viernes.

El Agung, de 3.000 metros de altitud y situado a unos 75 kilómetros de los principales destinos turísticos de Kuta y Seminyak, intensificó su actividad en agosto y podría entrar por primera vez en erupción desde 1963.

La actividad sísmica seguía siendo alta este viernes, con 165 temblores registrados hasta el mediodía, señaló el Observatorio Indonesio de Vulcanología y Riesgos Geológicos.

“Una semana después de haber declarado el nivel de alerta máxima, la situación en torno al monte Agung sigue siendo crítica e inestable”, declaró Kasbani, director del observatorio, que no tiene más que un nombre.

Los vapores de ácido sulfúrico que emanan del cráter desde hace tres días, más espesos que a principios de mes, muestran que la situación evoluciona, declaró otro vulcanólogo, Gede Suadikan.

“Esta mañana [viernes] el vapor salía del cráter como humo de la chimenea de una fábrica”, lo que vuelve “más real” la posibilidad de una erupción”, agregó.

En los últimos días, un total de 136.346 habitantes han sido evacuados, según las autoridades. Estas recomiendan permanecer a más de 9 kilómetros del cráter del volcán, lejos de las zonas turísticas.

Unas 62.000 personas vivían en la zona de peligro antes de las evacuaciones, según la agencia nacional de gestión de desastres naturales, pero algunos habitantes fuera del perímetro también abandonaron sus casas por temor a una erupción.

El aeropuerto internacional de Denpasar, la capital de Bali, que cada año recibe millones de turistas no está afectado por el momento. Pero las autoridades aeroportuarias vigilan la situación de cerca y anticipan la posibilidad de un cierre.

La última erupción del Agung se remonta a 1963. El volcán escupió cenizas que llegaron hasta Yakarta, a unos 1000 kilómetros de distancia. Varias erupciones dejaron entonces unos 1.600 muertos.

Indonesia es un archipiélago del sudeste asiático situado en el “cinturón de fuego” del Pacífico, donde la colisión de placas tectónicas provoca sismos frecuentes y una importante actividad volcánica.