Berlín, Alemania.

Empresas corruptas y fraudulentas quedarán excluidas en un futuro de contratos públicos y serán incluidas en una especie de “lista negra” central, de acuerdo con un borrador de ley aprobado hoy por el gabinete de Gobierno alemán.

Según la propuesta presentada por la ministra de Economía alemana, Brigitte Zypries, en un futuro los organismos públicos deberán poder analizar a través de un registro central si las empresas han vulnerado las leyes.

Si bien ya hoy en día las empresas pueden ser excluidas si han cometido delitos económicos, es complicado para los organismos públicos comprobarlo. En los diversos estados federados ya hay un tipo de registro parecido, pero con reglas diferentes. El volumen de contratos públicos se sitúa anualmente entre los 280 mil y 300 mil millones de euros (323.600 millones de dólares).

En base al borrador de ley, los ayuntamientos, administraciones públicas de estados federados o ministerios deberán consultar el registro electrónico a la hora de conceder contratos por encima de los 30 mil euros para ver si la empresa se encuentra en él.

Entre los delitos graves que implican la exclusión de la empresa se encuentran, por ejemplo, corrupción, lavado de dinero, fraude, evasión fiscal, financiación del terrorismo, asociación criminal o trata de seres humanos. Sin embargo, también otras vulneraciones, como las efectuadas contra el derecho laboral, social y las leyes contra cárteles, pueden provocar que una empresa se quede fuera del concurso público.