Berlín, Alemania.

La ministra de Economía de Alemania en funciones, Brigitte Zypries, confía en que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dé marcha atrás en su decisión de gravar las importaciones de acero y aluminio así como los automóviles fabricados en la Unión Europea (UE).

“Espero que Trump cambie de opinión”, señaló la política socialdemócrata hoy en Berlín, quien no ocultó que los planes de política arancelaria anunciados por el dirigente generan preocupación en el viejo continente.

Zypries recalcó que el principal objetivo en Europa se centra en evitar una guerra comercial. Para ello, la UE está preparada para reaccionar de forma comedida y razonable, tal y como avanzó días atrás el comisario europeo para la Planificación Financiera y Presupuestos, el alemán Günther Oettinger.

Este miércoles la Comisión Europea tiene previsto anunciar la línea que seguirá en el futuro próximo para contrarrestar los planes anunciados días atrás por Trump de incrementar los aranceles a la importación de acero y de acero aluminio.

En un momento en el Trump no ha concretado en qué medida aplicará los aranceles, todo apunta a que la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, se limite a perfilar simplemente una especie de declaración de principios que guiarán la actuación de la UE, a la espera de conocer más detalles desde el otro lado del Atlántico.