Rangún, Birmania.

El ejército birmano anunció el viernes que la lucha contra los rebeldes musulmanes en el noroeste del país ha causado unos 400 muertos en una semana, principalmente combatientes rohinyás.

Diseño: AFP

Esa violencia provocó un nuevo éxodo de la minoría musulmana. Unas 27.400 personas habrían llegado a Bangladés desde el pasado viernes, de las cuales 20.000 están atrapadas en la frontera, según la ONU.