ParísFrancia.

El constructor europeo Airbus y el canadiense Bombardier cerraron este viernes un acuerdo para fabricar a partir de julio aviones de medio alcance C Series con el objetivo de implantarse en Estados Unidos, un mercado dominado por su rival estadounidense Boeing.

“Esta gama de aparatos esta bien situada para conquistar gran parte del mercado de 6.000 aviones que las compañías estiman que necesitarán en los próximos 20 años”, anunciaron ambas compañías, que también trabajarán junto a una sociedad pública de inversión de Quebec.

Airbus y Bombardier apuestan por un aumento de la demanda que necesitará crear una segunda cadena de montaje de CSeries en Mobile (Alabama, Estados Unidos) para los clientes estadounidenses, indicaron.

Las dos compañías habían anunciado su unión en octubre.

El programa CSeries de Bombardier llevaba dos años de retraso sobre el calendario inicial, con un coste de 5.400 millones de dólares, el doble de lo previsto inicialmente, y no conseguía arrancar a nivel comercial.

Pero finalmente la entrada de Airbus en el programa (que toma el 50,01% del capital) da un nuevo impulso a los C Series para competir en Estados Unidos con Boeing.

“La fuerza de nuestra organización está ahora al servicio del C Series” dijo Tom Enders, el presidente ejecutivo de Airbus. “Gracias a esta asociación, estos aviones alcanzarán su pleno potencial en el mercado y completarán nuestra oferta global de productos”, añadió.

La gama C Series, formada por dos aviones, el CS100 y el CS300, respectivamente de 100 y 160 asientos, completan la gama de Airbus, que podrá así concentrarse en sus aviones de gama alta, los de medio alcance de 180 asientos y más.