Managua, Nicaragua.

La Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) puso este miércoles sobre la mesa de diálogo un adelanto de las elecciones generales “a la mayor brevedad posible”, algo que el gobierno consideró una ruta a “un golpe de Estado”

El proyecto de agenda en la cuarta sesión de diálogo prevé debatir una reforma parcial a la constitución y ley electoral “a fin de adelantar las elecciones presidenciales, municipales, legislativas y regionales a la mayor brevedad posible”.

Los cambios deberían incorporar una reforma a la ley orgánica del Parlamento que establezca un artículo transitorio con el objetivo de que los cambios constitucionales entren en vigencia este año y no dentro de dos legislaturas.

La convocatoria de elecciones libres y transparentes debería incluir la observación internacional de la Organización de Estados Americanos (OEA), la Unión Europea y el Centro Carter, entre otros, indica el documento.

El presidente Daniel Ortega y su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo fueron elegidos en noviembre de 2016 para un período de cinco años que culmina en enero del 2022.

La amplia agenda para democratizar Nicaragua recoge las reflexiones que distintos sectores le han hecho llegar a la CEN y “contempla un cambio total en todas las estructuras institucionales”, dijo el obispo Rolando Álvarez, que dio lectura al documento.