Autoridades de EEUU esperan que virus se propague por el país
Fotografía: AFP
Washington, EEUU.

El titular del organismo de control interno del Departamento de Estado estadounidense, que actualmente investiga acusaciones contra el secretario Mike Pompeo, renunció abruptamente el miércoles, solo unos meses después de que su predecesor fuera despedido.

El renunciante inspector general interino del Departamento de Estado, Stephen Akard, es un exasesor del vicepresidente Mike Pence y su designación en mayo había sido vista como una forma tener en ese cargo a una figura.

Akard informó a sus colegas que “regresa al sector privado después de años de servicio público”, dijo un portavoz del Departamento de Estado. “Apreciamos su dedicación al Departamento y a nuestro país”, añadió.

Pero la partida de Akard se produce justo cuando la oficina que encabezaba finaliza un informe sobre la controvertida decisión de Pompeo de eludir al Congreso para vender armas por 8 mi 100 millones de dólares a Arabia Saudita y a otros aliados árabes.

El presidente Donald Trump despidió en mayo al predecesor de Akard, Steve Linick, por consejo de Pompeo. Linick también estaba investigando las acusaciones de que Pompeo abusó de su poder al pedirle a un empleado del Departamento de Estado que haga diligencias personales, como pasear a su perro e ir a la tintorería.

Pompeo, quien pospuso una conferencia de prensa el miércoles cuando se supo la noticia, dijo que no aprobaba el trabajo de Linick y que Trump tenía autoridad para destituirlo sin importar el motivo.

Un exasistente de Pompeo dijo la semana pasada a los legisladores que investigan el despido de Linick que empleados del Departamento de Estado habían expresado su preocupación por la venta de armas a Arabia Saudita.

Los legisladores advirtieron que esto provocaría más sufrimiento en Yemen, donde una campaña aérea liderada por Arabia Saudita ha afectado a escuelas, hospitales y otros sitios civiles mientras el reino intenta desalojar a los rebeldes hutíes.

Pompeo eludió al Congreso al declarar una emergencia que involucra a Irán, que respalda a los hutíes.

La nueva inspectora general interina será Diana Shaw, abogada y con larga trayectoria en la Oficina del Inspector General. Ella estaba en realidad en la fila para ser inspectora general interina cuando Linick fue despedido, por lo cual la llegada de Akard generó suspicacias.

Akard, que proviene del estado natal de Pence, Indiana, y fue su asesor cuando éste era gobernador, también renunció como jefe de la Oficina de Misiones Extranjeras del Departamento de Estado, que se ocupa de las embajadas.