Homelands migrante mexicano desarrollo EEUU
Fotografía: Medios
Austin, Estados Unidos.

El periodista y escritor Alfredo Corchado presentó hoy en Austin su nuevo libro “Homelands”, en el que a través de su propia historia y la de tres amigos repasa la evolución de los inmigrantes mexicanos en Estados Unidos como elemento fundamental del desarrollo del país.

En un momento de tensión migratoria provocada por la política de “tolerancia cero” del presidente Donald Trump, el periodista recordó en una entrevista con Efe que, de manera cíclica, “la frontera siempre ha sido tratada como una piñata a la que golpear cuando interesaba políticamente”.

Corchado sostuvo que esto ocurre porque los inmigrantes mexicanos “no votan acá”, por lo que son el objetivo “más rentable” de los políticos para obtener el favor del electorado por el miedo a lo “desconocido” o favorecerse de su “fuerza trabajadora”.

Paradójicamente, en su libro Corchado narra cómo en ocasiones sus compatriotas son bienvenidos por la falta de mano de obra, en especial como “braceros” -jornaleros- o para las industrias, llegando a ser recibidos con “fiestas”.

“Ahora vemos que ya no vienen tantos mexicanos con la actual situación, yo creo y lo he visto como reportero que ya se empieza a extrañarlos por la escasez de trabajadores en estados como Nebraska, Iowa, Kansas o Texas”, comentó.

El periodista, quien actualmente trabaja para el medio local The Dallas Morning News de Dallas (Texas), consideró básico que para revertir definitivamente esto los inmigrantes con derecho a voto ejerzan su poder para decidir su “destino”.

“Creo que cuando empiecen a votar, la situación cambiará como pasa en California o Nevada, pero desafortunadamente la tasa de participación por el momento es baja, creo que por algo cultural, venimos de un país donde el voto no se ve como parte de la vida cotidiana”, explicó.

La actual situación fronteriza, con el aumento de las redadas, los juicios masivos y las separaciones familiares, es un hecho que le provoca “dolor” y que “jamás” pensó que podría ocurrir echando la vista 20 años atrás.

Por ello, aunque no cree que el periodismo deba convertirse en activismo, sí opina que se debe tratar de “humanizar” las historias para traspasar las barreras de la política y reflejar el drama que ocurre en la zona.

Con base en las cifras ofrecidas por el Departamento de Seguridad (DHS, por sus siglas en inglés), desde diciembre de 2017 al menos 1.000 niños fueron separados de sus familias y llevados a albergues, mientras que sus padres enfrentan cargos penales acusados de cruzar de forma ilegal la frontera.

Además, este organismo señaló que el “actual incremento de cruces fronterizos ilegales y la implementación de la política de tolerancia cero del Departamento de Justicia” han causado una falta de espacio en los centros de detención de migrantes, por lo que miles de ellos serán transferidos a cárceles federales.

El libro “Homelands”, que ya se encuentra disponible en inglés y tendrá su versión en español entre finales de este año y principios de 2019, permite poner en perspectiva el futuro de la comunidad migrante que, una vez más, pasa por aumentar su presencia en las urnas.

“Soy hijo de migrantes, yo mismo lo soy, vine de México a la edad de 6 años, mi papá fue bracero en los años 50 (…) mis padres muchas veces se quejan, lamentan y cuestionan el sacrificio que hicieron por salir de México y que no puedan hacer nada para cambiar el destino de este país”, concluyó.

Deja un Comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here