Siteur
Fotografía: Archivo
Guadalajara, Jalisco. 

En capítulos anteriores de esta serie le informamos, documentado con solicitudes de transparencia, como de 50 centavos en 50 centavos que fueron reteniendo ilegalmente, en las alcancías rateras de los Sistemas de Transporte Masivo, es decir el Macrobus y el Tren Ligero que dependen del Gobierno del Estado, ya se han acumulado casi 7 millones de pesos de excedentes –así le llaman eufemísticamente- dinero que se depositó en dos fideicomisos y generó y sigue generando intereses.

Si usted fue uno de los usuarios estafados por las máquinas, le tenemos dos noticias, una buena y una mala. La buena es que si es o fue usuario del Tren Ligero y guardó su boleto, sí podrá recuperar sus 50 centavos. La mala es que si la alcancía ratera fue de un camión, y aunque depositó 10 pesos, le dieron un boleto de 9.50 pesos, no podrá recuperar el excedente.

A menos que el Gobernador Enrique Alfaro Ramírez cree un Instituto Estatal para devolver al pueblo lo robado, la única manera que existe de recuperar ese dinero es en el Tren Ligero, donde el boleto que se paga en efectivo es conocido como Univiaje y genera un código QR, que dice claramente que en la alcancía ratera se depositaron 10 pesos.

Esto se supo ante el reclamo del estudiante del ITESO, Julio González, que actualmente hace una estancia académica en el CIDE de la Ciudad de México. El 27 de diciembre pasado escribió al Twitter del Tren Ligero: “Hola @SITEURJAL Compré dos univiajes de 9.50 pesos. Tu máquina no me dio cambio. Me debes un peso. Pero lo más importante ¿Cuánto has reportado de excedentes?”

A lo que dos días después, el 29 de Junio, le respondieron por la misma vía: “Hola Julio, gracias por escribirnos, te comentamos que puedes acudir a los módulos de atención con tu ticket Univiaje para que te regresen tu cambio. Te invitamos a adquirir la tarjeta de prepago para que deposites el dinero que quieras, puedes depositar hasta 250 pesos, saludos”.

Pero nada mencionó de los excedentes. Se tuvo que hacer esta larga investigación vía Transparencia, para saber el monto y paradero de esa lana, y como parte de la misma se preguntó al SITEUR, por qué no se hizo una campaña especial en sus redes sociales, algún gráfico o se pegaron posters junto a las alcancías, que clarito dicen que no dan cambio, y no tienen un letrero que diga: Pase al módulo por su excedente, lo que además de rateras, vuelve mentirosas a dichas alcancías.

La primera respuesta fue que sí se avisó a los usuarios vía redes sociales, como si todos sus usuarios tuvieran acceso a Internet y una cuenta de Twitter, pero efectivamente ahí estaban dos publicaciones del 27 de julio, fecha en que subió la tarifa, y decían lo siguiente: “En SITEUR queremos apoyarte. Durante los próximos días implementaremos un operativo especial para las personas que no tengan el dinero exacto para su ingreso”.

Y en otro tweet “Contaremos con personal en estaciones para devolverte tus 50 centavos, o bien, podrás acudir a los módulos de tarjeta electrónica con tu Univiaje para hacer válida esta devolución”. Pero nada más, nada del mecanismo para el regreso del dinero. Pero lo que llamó la atención es que ya antes otros usuarios habían hecho la misma pregunta y no obtenían ninguna respuesta del organismo.

 

Así que Julio, detonó las preguntas de otros usuarios y ante dichos reclamos la cuenta oficial del SITEUR, sí dio a conocer la ubicación de los módulos de atención donde se puede solicitar el reembolso, cinco meses después del aumento. Dos días antes de terminar 2019, informó que además de la Estación Juárez, que une a las dos líneas, se respondió a otro usuario que podía ir también a las de Periférico Sur y Periférico Norte en la 1, y en la Línea 2 lo podía hacer en San Juan de Dios, San Jacinto y Tetlán, con el boleto en la mano.

La mala noticia es que eso no se puede hacer ahorita, porque los dichosos módulos también están en cuarentena y SITEUR no ha informado si vuelven en la Fase 0 o hasta que Hugo López-Gatell, se lo permita a Enrique Alfaro.

Y es que, a diferencia de otras cosas que le importan al Gobierno del Estado, no se realizó una campaña de spots o anuncios para medios convencionales. Nada. Y eso que el año pasado Alfaro gastó más de 220 millones de pesos en medios de comunicación y la mayor tajada se las dio por asignación directa a Televisa y a tres empresas de sus amigos (así los llama en Twitter); Indatcom, Euzen y La Covacha, que nada han publicado sobre el reembolso.