Grupo de Lima acciones Maduro
Fotografía: EFE
Guatemala, Guatemala.

El Grupo de Lima, reunido en la Ciudad de Guatemala, instó este jueves a la comunidad internacional a “tomar acciones” contra el “régimen ilegítimo” y “dictatorial” de Nicolás Maduro ante la creciente crisis humanitaria que vive Venezuela.

La ministra de Relaciones Exteriores guatemalteca, Sandra Jovel, leyó la declaración a los medios de comunicación, en la que instan a la comunidad internacional “a tomar acciones ante el creciente involucramiento del régimen ilegítimo de Nicolás Maduro en distintas formas de corrupción, narcotráfico y delincuencia organizada trasnacional, que implican a sus familiares y testaferros”.

Los ministros de Relaciones Exteriores de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Venezuela, que continuarán en sesión permanente, denunciaron además el amparo que Maduro otorga “a la presencia de organizaciones terroristas y grupos armados ilegales en territorio venezolano” y “el impacto” en la región de sus actividades.

En este sentido, volvieron a reiterar que la región tiene un “rol prioritario” en la solución de esta crisis y destacaron la necesidad de seguir coordinando esfuerzos con la comunidad internacional para regresar “la democracia a Venezuela”, en especial con los países que siguen apoyando a Maduro, como “Rusia, China, Cuba y Turquía”.

A ellos les van a pedir que formen parte de una solución pacífica y dialogada para atajar una crisis que tiene “un impacto creciente en la región” y que ha generado una “situación humanitaria” cada vez más grave que ha intensificado el “éxodo masivo de venezolanos”.

En este sentido, reiteraron la necesidad de que todas los fondos y agencias de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y de la comunidad internacional “apoyen los esfuerzos de los países de acogida”.

El Grupo de Lima aseguró además que la permanencia de Maduro y su “régimen ilegítimo” en el poder “representa un obstáculo para el restablecimiento de la democracia en Venezuela y constituye una amenaza a la paz y a la seguridad que afecta principalmente a la región”.