Greenpeace
Fotografía: AFP
Bruselas, Bélgica.

La policía belga evacuó este jueves a unos 30 activistas de Greenpeace de la sede del Consejo Europeo, horas antes de una cumbre de dirigentes de los países de la Unión Europea (UE), para llamar la atención sobre la “emergencia climática”.

Los activistas se encaramaron a la fachada del edificio Europa, donde desplegaron pancartas con el lema “emergencia climática” y encendieron bengalas para simular un edificio en llamas, horas antes de la cumbre prevista a partir de las 15H00, constató un fotógrafo de la AFP.

Los agentes de seguridad lanzaron una operación para desalojar a los 28 activistas. “Llevamos a cabo ya una veintena de detenciones a las 10H15, pero todavía no contamos con una cifra definitiva”, explicó a la AFP Ilse Van De Keere, portavoz de la policía de Bruselas-Capital.

Los bomberos de Bruselas desplegaron dos grandes escaleras para permitir que los policías accedieran a la estructura metálica de la fachada para detener a los activistas, que fueron desalojados.

Greenpeace ya esquivó la seguridad del Consejo Europeo hace 10 años, en diciembre de 2009, para reclamar acciones de la UE en la cumbre de la ONU sobre clima organizada días después en Copenhague.

Esta última protesta se produce en un momento en que los líderes deben superar sus divisiones para apoyar el objetivo de alcanzar la ambiciosa neutralidad de carbono en el bloque para 2050, que por el momento no logra convecer a países como Polonia o República Checa, muy dependientes del carbón.