hacienda estímulo económico
Fotografía: EFE
Ciudad de México, México.

El Gobierno de México anunció este lunes un plan para movilizar 485 mil millones de pesos  para apoyar la economía, en momentos en que se esperan los datos de crecimiento económico del segundo trimestre de 2019 tras una caída en el primero.

El secretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera, señaló en conferencia de prensa que actualmente se vive “un proceso general de desaceleración de la economía a nivel global”.

Explicó que este fenómeno tiene que ver con “el ciclo económico per se”, con tensiones comerciales, en particular a las que prevalecen entre Estados Unidos y China, así como con otras tensiones e incertidumbres, como las relativas a la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

“México no es inmune a toda esa serie den tendencias, y por eso hemos pensado que teníamos que iniciar un programa que tratara de apoyar de manera inmediata el dinamismo de la economía”, expuso Herrera, quien apenas el 18 de julio fue ratificado como ministro de Hacienda por la Cámara de Diputados.

Indicó que el plan está dividido en tres partes, la primera de las cuales consiste en impulsar la creación de infraestructura a través del programa de concesiones que administra la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y del Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin), instrumento del Gobierno para el desarrollo de proyectos en diversos sectores.

La segunda parte del programa busca alentar la inversión física y el consumo privado “a través de una serie de créditos que se van a apalancar desde la banca de desarrollo”, dijo Herrera.

“Algunos de ellos se van a sacar a través de la propia banca de desarrollo y algunos a través de la banca comercial”, añadió.

Finalmente, dijo el ministro, el programa prevé adelantar para los meses de agosto, septiembre y octubre las licitaciones que se tenían previstas para 2020, “y las vamos a fallar antes de que termine el año”.

“Aunque desde el punto de vista de nosotros (el Gobierno) no vamos a empezar a gastar sino hasta 2020, las empresas que ya resulten ganadoras van a empezar a comprar insumos, a comprar equipamientos, a hacer inversiones de capital, a contratar empleados desde el segundo semestre de 2019”, argumentó Herrera.

Precisó que del total del programa, unos 50 mil millones de pesos serán para acelerar la creación de infraestructura, 320 mil millones para apoyar la inversión y el consumo a través de 1,2 millones de créditos a personas físicas, y 116 mil millones para acelerar contrataciones y adelantar licitaciones.

El ministro enfatizó que todas estas acciones “tienen impacto inmediato, dentro de 2019, y todas representan adicionalidad” a lo que ya estaba previsto. “No son cosas que ya estuvieran en el programa de presupuesto y que estemos reempaquetando”, sostuvo.

El programa de estímulo económico fue dado a conocer mientras México espera para el miércoles los datos de crecimiento económico preliminares del segundo trimestre de 2019.

Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el PIB de México se contrajo 0,2% en el primer trimestre de 2019 frente al periodo octubre-diciembre de 2018.

Los analistas dejan poco espacio al optimismo para el segundo trimestre puesto que una decena de instituciones financieras han estimado que la economía también se contrajo durante este periodo alrededor de 0,2% y ya hablan de recesión.

El propio Banco de México abrió el pasado 11 de julio la posibilidad de una “ligera recesión” tras registrarse una actividad económica con una “desaceleración mayor a la anticipada”.

La concepción más extendida es que una recesión se da cuando se encadenan dos trimestres con desaceleración.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, aseveró este lunes que “no hay recesión” y que el país “va muy bien” en el plano económico.

Para el mandatario, quien asumió el poder el 1 de diciembre de 2018, ahora hay “más desarrollo y bienestar” en México mientras que los neoliberales se “excitan” pensando en una recesión.