El Gobierno boliviano denuncia campaña en su contra
Fotografía: EFE
La Paz, Bolivia.

El Gobierno interino de Bolivia aseguró este jueves que el Movimiento al Socialismo (MAS) de Evo Morales desarrolla desde el exterior una campaña para desacreditarlo, a través de organizaciones no gubernamentales y organismos internacionales.

“Desde el primer día el asedio del MAS al nivel internacional no ha parado”, afirmó la canciller interina de Bolivia, Karen Longaric.

La canciller transitoria dijo en rueda de prensa en La Paz que el expresidente boliviano difunde “mentiras” desde el exterior, con el fin de “desestabilizar” a Bolivia.

LA CANCILLER DENUNCIA UNA CAMPAÑA EN CONTRA

Longaric agregó que Morales cuenta con aliados, sin especificar quiénes, que “saben moverse perfectamente en las arenas internacionales”, en particular organizaciones no gubernamentales de derechos humanos, de las que no dio detalles.

El Ejecutivo transitorio de Jeanine Áñez solicitó a través de organismos como Naciones Unidas y la Organización de Estados Americanos (OEA) que se visite el país antes de pronunciarse desde el exterior sobre una “supuesta violación” de derechos humanos en Bolivia, indicó, porque “en Bolivia hay un estado de Derecho pleno”.

Al respecto, señaló que el Parlamento boliviano tiene mayoría del MAS, mientras que el poder judicial lo ejercen jueces y fiscales en buena parte nombrados en época de Evo Morales.

“Más allá de toda esa campaña inmoral, falaz y mentirosa que desplegó el MAS en el mundo entero”, aseveró.

Karen Longaric añadió que Morales tiene el respaldado de gobiernos que “ya conocemos”, entre los que solo aludió a “personajes vinculados” al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

UN INFORME SOBRE LAS PASADAS ELECCIONES

La responsable transitoria de Exteriores en Bolivia hizo estas declaraciones tras pronunciarse sobre un informe que asegura que estadísticamente el expresidente boliviano pudo ganar las elecciones de octubre pasado, luego anuladas.

Longaric esgrimió una carta del estadounidense Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) dirigida al Gobierno interino, en la que se dice que el informe lo emitieron dos investigadores de esta entidad a título personal.

“De manera particular, oficiosa”, manifestó, para considerar que por ello el estudio “carece de valor científico, académico”.

El estudio “trató de ser validado por una serie de personalidades y políticos afines al Gobierno del expresidente”, apuntó sin especificar quiénes.

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, es uno de los políticos que apoya con base en ese informe a Evo Morales, quien denuncia que fue privado de una victoria en las urnas en octubre en su país por un golpe de Estado para forzarlo a dejar el poder.

A juicio de Longaric, lo que hay detrás son intentos de “hacer fracasar la designación” para que continúe como secretario general de la OEA Luis Almagro, quien mantiene que hubo fraude en esos comicios.