incendios sur de California
Fotografía: Etienne Laurent - EPA - EFE
Los Ángeles, California.

Las rachas de viento de hasta 112 kilómetros por hora que alimentan al menos tres nuevos incendios en el área metropolitana de Los Ángeles obligaron este jueves a evacuar vecindarios enteros y mantienen la alerta por las condiciones climáticas que afronta el sur de California.

Decenas de bomberos intentan controlar los nuevos focos que se desataron en los condados de Riverside y San Bernardino.

Los llamados incendios Hillside y 46 dejaron en pocas horas casi 10 viviendas destruidas y obligaron a ordenar evacuaciones obligatorias para los residentes de los barrios ubicados a unos 98 kilómetros de la ciudad de Los Ángeles.

En la misma zona los bomberos lograron controlar las llamas del incendio Hill, pero la bandera roja por los fuertes vientos mantienen a los vecinos atentos a nuevas ordenes de evacuación.

El gobernador de California, Gavin Newsom, garantizó hoy que habrá recursos para lidiar con estos nuevos siniestros.

“California y sus socios federales, locales y comunitarios están trabajando a la par para afrontar los desafíos extraordinarios de las últimas dos semanas”, dijo Newsom en un comunicado.

El estado de emergencia también se mantiene para varias comunidades al oeste de Los Ángeles frente al bautizado como incendio Easy.

Este fuego ha quemado más de 647 hectáreas y ha puesto en riesgo la Biblioteca Presidencial Ronald Reagan, donde descansan los restos del expresidente Ronald Reagan (1981-1989) y su esposa Nancy.

En contraste, cerca de 10 mil residentes de la exclusiva zona de Brentwood afectados por el incendio Getty, entre los que se encuentran famosos como el actor Arnold Schwarzenegger y la estrella de la NBA LeBron James, podrán regresar hoy a sus hogares.

El fuego que se desató cerca del Museo Getty está controlado en un 39%, pero aún se mantiene la alerta por los fuertes vientos que podrían avivar las llamas.

Las buenas noticias también se dieron en el norte de California, donde la mayoría de los 180 mil residentes del condado de Sonoma que se vieron obligados a salir de sus hogares por el incendio Kincade pudieron volver a sus viviendas.

Los bomberos han logrado contener las llamas en un 60% este siniestro que ha quemado 30 mil 756 hectáreas y destruido 266 estructuras, la mitad casas.

Por su parte la compañía Pacific Gas & Electric (PG&E) anunció que reanudará el suministro de luz a un 95% de los afectados del último apagón programado que afectó a casi 1,5 millones de personas.

Para el sur de California, Edison, que surte la energía a este sector, aún tiene apagones programados debido a los fuertes vientos que pueden derrumbar cables y causar nuevos focos de fuego.